ES NOTICIA

«MasterChef» El intento de un concursante por «reconquistar» a Samantha tras una «falta de respeto»

El programa de La 1 se traslada a Baiona para rendir un homenaje a los afectados por los incendios en Galicia

Vídeo: Recuerde cómo fue el agravio - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Más vale que los aspirantes de «MasterChef 6» hicieran una buena compra antes de entrar al talent culinario porque en la primera prueba de la noche cocinaron un plato libre únicamente con los alimentos que metieron en la cesta de la compra antes de marcharse de casa. Pero, por si fuese poco, en mitad de la prueba tuvieron que superar un obstáculo más: cocinar sin electricidad. Toni apostó, una vez más, por el arroz; mientras que Jorge intentó hacer las paces con Samantha con un postre. Loli terminó el plato antes de tiempo y, gracias a la ayuda de Pepe Rodríguez consiguió una deliciosa ensalada. Nathan, Edurne, Odkhuu, José María y Paloma, finalistas y aspirantes de «MasterChef 5», se encargaron de catar los platos que van a elaborar. «¡Que nervios!», aseguró Marta.

Los antiguos concursantes fueron duros con los actuales aspirantes, «al igual que fueron con nosotros, pero porque así es como aprendes». El único que estaba seguro era Fabio, y fue quien se llevó una de las reprimendas más duras. «No entiendo tu plato ni tu cara, tienes una cara muy altiva. Venís resabiados», le dijo Jordi Cruz. «Bajad los humos y escuchad más», añadía el exaspirante José María. Pero el momento más llamativo llegó con el plato de Jorge, quien lo completó con un postre especial para Samantha. «Esto lo has hecho para empeorar aún más nuestra relación», le dijo la jurado. Y es que se trataba de una fresa bañada en chocolate, pero un chocolate que la propia chef había visto como se quemaba. «Cuando lo probé me di cuenta de que se iba a pensar que la quería envenenar», comentó Jorge.

Pero ¿por qué quería «reconquistar» a Samantha? Durante su presentación, Jorge aseguró que su sueño era «montar un catering de cocina tradicional pero con toques modernos». Samantha le dijo, irónicamente, que entonces sería un gran amante de su cocina, a lo que el andaluz respondió diciéndole que «la verdad que eres la que menos me gusta de los tres, me pareces un poco sosa». Como nos imaginábamos, el aspirante se llevó una reprimenda de Jordi Cruz cuando llegó el momento de juzgar el plato.

En otoño de 2017, cerca de 80.000 hectáreas fueron devastadas por los incendios en Galicia, una catástrofe que tuvo en vilo a todo el país. El equipo de «MasterChef 6» se desplazó al Parador de Baiona para rendir un homenaje a todos los gallegos que lucharon por proteger su tierra. Divididos en dos equipos (uno de ellos capitaneados por Ramón, ganador de la primera prueba, y otro por Ketty), los aspirantes cocinaron dos platos de un menú típico gallego que sirvieron a 120 personas que resultaron afectadas. El chef autodidacta Rafael Centeno (una estrella Michelin) les inculcó que con empeño y trabajo duro se puede llegar lejos.

Los platos no eran fáciles y la idea de dar de comer a tantos comensales provocó más de una molestia. A Toni concretamente en el dedo, que se clavó una espina. «Me ha atravesado el dedo», gritaba. Pese a que Ketty tuvo más de un momento de bajón, fue finalmente el equipo azul quien consiguió la inmunidad. Eso sí, hubo mención especial para Eva «por haber ayudado mucho en la sombra».

De vuelta a las cocinas les esperó David Pallas, prestigioso maestro pastelero con reconocimiento internacional y ganador de la Copa de España en pastelería de chocolate, entre otros reconocimientos. Pallás trajo un surtido de seis trufas, para que los aspirantes preparen tres clases distintas en la prueba final. El que tenga dificultades con este dulce debió quitarse el delantal y abandonar las cocinas. Eliminatoria que, por cierto, Ramón no tuvo que afrontar. El jurado le propuso al aspirante una difícil decisión: o te salvas tú o salvas a dos compañeros... Ya sabéis cuál fue su respuesta.

Oxana no se tomó muy bien esa decisión, aunque, como el resto, la respetó. La prueba de eliminación sacó lo peor de cada uno. «No he hecho postres en mi vida», aseguraba Jon. Pero consiguieron darle la vuelta a esos ánimos, especialmente Oxana, que empezó llorando y terminó cantando. Tanto ella como Fabio fueron los favoritos del jurado. Finalmente, entre el llanto de sus compañeros, fue Loli la expulsada. «Que pena, no lo he aprovechado apenas», confesó. Eso sí, antes de irse volvió a hacer reír a sus compañeros. Su apuesta para ganar la sexta edición de MasterChef es Eva «porque le va a poner las tetas bien si gana».