ES NOTICIA

La noche de Rober El simpático rifirrafe entre Jesulín y Roberto Vilar: «¿Pero quieres dejarme terminar?»

A Jesulín le gusta explayarse en sus respuestas pero el presentador gallego prefiere la brevedad

Jesulín y Roberto Vilar en el plató de «La noche de Rober»
Jesulín y Roberto Vilar en el plató de «La noche de Rober» - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La de este viernes fue una noche amarga para Roberto Vilar, el presentador de «La noche de Rober», un espacio de humor y entrevistas para el prime time de los viernes en Antena 3. Según ha avanzado Ecoteuve, los pobres resultados de audiencia que en su última entrega se quedó en el 8,1% habrían motivado paralizar las grabaciones y esperar a que haya una franja o un día más favorable para su reubicación. Sin embargo, la cadena sí que emitirá los cuatro capítulos ya grabados.

El torero Jesulín de Ubrique y la presentadora Cristina Pedroche fueron los invitados de Roberto Vilar, Silvia Abril y los colaboradores del programa. El torero lleva casi cuatro años sin conceder una entrevista en televisión y ha escogido «La noche de Rober» para reaparecer y confesar sus intimidades en la entrevista más desenfrenada de su vida. Su fallida relación con Belén Esteban convirtió a Jesulín de Ubrique en principal objetivo de la prensa del corazón y el torero decidió apartarse del foco mediático.

Jesús Janeiro habló de su familia, repasó sus inicios en el toreo y recordó su breve incursión en el mundo de la música...Silvia Abril, transformada en la periodista Mercedes Milá (la única que consiguió que Jesulín se quitara los pantalones en televisión), le sometió a un cuestionario más duro que pueda someterse un torero: ¿es verdad que en la plaza todo se magnifica?, ¿Cada cuánto se lava una taleguilla?, ¿cuántas cicatrices tienes? «En total tengo diez cicatrices por cornada de toro. Hubo dos veces que se me rasgó el escroto y se me cayeron los huevos. Luego me los volvieron a poner...», explicó el diestro.

A lo largo del entrevista Jesulín demostró ser una persona a la que le encanta hablar e irse por las ramas cuando responde las preguntas. Vilar le interrumpió varias veces a lo largo de la entrevista para tratar de reconducirle a la pregunta que había formulado o para hacer otra cuando ya se había explayado más de la cuenta en la respuesta. «¿Pero por qué me cortas siempre?», le preguntó el torero cuando ya había sido interrumpido en varias ocasiones, «déjame contestar, a mí me gusta responder explayándome».

Sin perder el tono amistoso y cordial, el presentador se burló de la forma que tiene el torero de responder: «Es que si yo te pregunto qué hora es tú me dices "las cuatro, pero el otro día estaba en El Puerto de Santa María y...». Jesulín se rio con su ocurrencia y continuó la entrevista, que poco después volvió a verse interrumpida por el mismo motivo. «¡Pero déjame acabar!», se quejó de pronto el torero, a lo que Vilar respondió alegando que no había dicho nada.

El presentador, una vez visto que Jesulín no estaba dispuesto a abreviar sus respuestas, se tumbó en el sofá como si fuese a dormirse, haciendo ver que estaba aburrido de los interminables monólogos del diestro. Jesulín se tomó en broma el gesto de Vilar y la entrevista siguió con cordialidad hasta que el torero abandonó el plató.