ES NOTICIA

Paloma del Río: «Es injusta la mirada sexista y lasciva en el deporte femenino»

La periodista de RTVE analiza el tratamiento informativo del deporte femenino en la Universidad de Verano de Adeje

Paloma del Río, en una iamgen de archivo
Paloma del Río, en una iamgen de archivo - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La periodista de RTVE Paloma del Río ha asegurado hoy que le parece injusta la «mirada sexista y a veces lasciva» que hay a veces en el tratamiento informativo del deporte femenino y ha dicho que se podría tener «un poco más de cuidado» al seleccionar los contenidos.

Con 14 retransmisiones de Juegos Olímpicos a la espalda, entre los de verano e invierno, la periodista que pone voz en RTVE a la gimnasia rítmica, el patinaje artístico y la hípica ha impartido una conferencia en la Universidad de Verano de Adeje organizada por la Universidad de La Laguna donde ha disertado sobre la evolución del periodismo «desde el teletipo hasta las redes sociales».

Paloma del Río ha señalado que cada vez que volvía de una retransmisión, se daba cuenta de que «no salían» las deportistas aunque fuesen campeonatos del mundo y, tras ello, empezó a estudiar cómo se publicaban las noticias de los deportes que ella hacía y el papel del deporte femenino.

«Si coges los cuatro periódicos más leídos de deportes, el 80 por ciento de contenido es fútbol, muchas veces anécdotas con poca importancia, pero a veces queremos saber algo que no sea fútbol. Para eso tienes que empezar por detrás, donde hay algo de baloncesto, atletismo balonmano y breves… y ahí es donde está el deporte femenino», añadió.

Ha agregado que «haga lo que haga» cualquier deportista femenina, su noticia no sale en portada, y si sale, es en un apartado «pequeñito y únicamente ese día», ha dicho Paloma del Río, quien ha lamentado que el deporte practicado por mujeres no tenga continuidad y solo se recurra a él durante los Juegos Olímpicos o si se consigue alguna hazaña importante.

También ha abordado la maternidad de las deportistas aludiendo al ejemplo de la tenista Serena Williams, de la que ha dicho que ha perdido el ranking porque la WTA solo lo guarda durante ocho torneos.

«No es justo que a una atleta que quiere ser madre no se le ayude ni se le adapten las condiciones, es un problema que a los hombres no les afecta», ha subrayado Del Río, que ha añadido que siempre ha intentado darle más visibilidad e incrementar el número de retransmisiones de deporte femenino.

Además de analizar el papel de la mujer en las informaciones deportivas, Paloma del Río ha hecho un repaso a la evolución del periodismo a lo largo de la historia y se ha detenido en la llegada de internet, un momento en el que «todas las áreas de la vida cambiaron totalmente».

«En 1986 tener el orden de salida de una competición dependía de que alguien enviase un fax y no era inmediato como ahora. Cuando necesitaba aprender los saltos de patinaje, cada vez que salía a hacer un viaje me iba a las librerías de los países que visitaba para documentarme y comprar libros para conocer los saltos, las gimnasias y los reglamentos, algo que ahora es ridículo porque estando en tu casa te bajas lo que sea y ves lo que necesites», ha rememorado la periodista.

Sobre el mundo actual ha profundizado en las ventajas y consecuencias de la interconectividad y la simultaneidad y ha reflexionado el momento «3.0» en el que impera el multidispositivo y es el usuario el que crea la información mediante gente activa, su imaginación y la aparición de youtubers, influencers, que desde su casa «generan actividad».

«Me resulta difícil de entender. Creo que no tienen nada que hacer, lo suben a YouTube y se dan cuenta que de repente los ve mucha gente y descubren que con su móvil pueden convertirse en fenómeno», ha relatado Paloma del Río, quien ha dicho que gracias a las redes sociales hay un flujo de intercambios que suponen un «punto de encuentro» de fácil acceso.

Asimismo, ha abordado la «robotización» del periodismo y ha contado que ha leído textos escritos por robots que no ha sabido diferencias de los escritos por humanos, y ha indicado que le agradan los avances tecnológicos a la vez que le preocupa el futuro de los periodistas más jóvenes.

Con respecto al uso de las redes sociales, ha pedido «sentido común» porque «no se puede twittear enfadado», ha comentado que existe un debate deontológico sobre el uso de las redes, y ha apuntado que “a lo mejor” es necesario un libro de estilo y poner un poco de coto sin cercenar la libertad de prensa.