ES NOTICIA

Los peores platos de «MasterChef»

Muchos concursantes han ofrecido a los jueces auténticas aberraciones culinarias

El jurado de «MasterChef», junto a Eva González, presentando el premio del ganador del concurso
El jurado de «MasterChef», junto a Eva González, presentando el premio del ganador del concurso - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«MasterChef Celebrity» arranca este domingo su tercera edición. Los famosos seleccionados ya están más que preparados para enfrentarse al talent de cocina más difícil del mundo, o eso dicen. No sabemos si es así, pero estamos convencidos de que sí que tenemos a uno de los jurados más implacables que existen con Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz. Si algo hemos aprendido en estas seis ediciones de anónimos, cinco «Junior» y dos de famosos es que es difícil sorprender a los jueces del concurso, y eso que se han tenido que degustar auténticos desastres culinarios. Desde el mítico «León come gamba» hasta una especie de cocido deconstruído, al más puro estilo de Ferran Adrià pero que no serviría ni para dar de comer a una mascota o un postre llamado «bomba de sangre» que sería capaz de matar a un diabético son solo algunas de las «exquisiteces» que ha tenido que probar el jurado.

Manzana asada con espuma de gazpacho y huevo poché relleno

Paloma decidió asar la manzana sin siquiera quitarle la piel
Paloma decidió asar la manzana sin siquiera quitarle la piel - RTVE

Ha sido considerado por los jueces de «MasterChef» como el «peor plato» que tuvieron que probar jamás. El ingrediente principal del plato era una manzana asada que tenía un aspecto horrible. A simple vista, se podía apreciar el desastre. Pero, por i eso fuese poco, los jueces lo valoraron como un «ascazo». Y todo ello pese a que Paloma, la concursante que había elaborado el plato, pensaba que iba a estar bueno.

Decidieron desemplatar el preparado para mostrar que la manzana asada todavía llevaba su piel, algo impensable en la cocina. «¿Preparas esto a tu familia?» le preguntó Jordi, a lo que Paloma contestó afirmativamente. Como consejo, el juez le recomendó que aprendiera lo máximo posible en los «dos días» que iba a permanecer en «MasterChef».

León come gamba

El plato pretendía ser un homenaje de la valentía de Alberto, su creador
El plato pretendía ser un homenaje de la valentía de Alberto, su creador - RTVE

Este ha sido, sin duda, el desastre más comentado de «MasterChef». Este plato, presentado por Alberto, supuso la expulsión inmediata –sin meditación por parte de los jueces– del concursante, algo que le decepcionó. «Este es el plato que he hecho para demostrar que tengo todo el carácter que hace falta en una cocina», decía Alberto intentando defender su insalvable plato. «Esto es un insulto a la inteligencia, un insulto al jurado y un insulto a las 15.000 personas que se han quedado fuera», le contestó Pepe al ver que ni siquiera estaba cocida la patata.

Año nuevo chino

Un caldo demasiado picante y unas patas crudas eran los elementos principales del plato
Un caldo demasiado picante y unas patas crudas eran los elementos principales del plato - RTVE

Nathan fue uno de los concursantes que no tuvieron éxito en la elaboración de uno de sus platos. Una especie de sopa muy condimentada era el plato que llevaba por título «Año nuevo chino». Antes de que los jueves lo probaran, le ofrecieron a Nathan para degustar las patas de gallina que tenía en el mismo, que no habían sido cocinadas, y el caldo de su sopa. Después de probarlo, Nathan concluyó que tenían que tener cuidado con el picante en la salsa. Pero no es que tuviera que andar precavido, sino que era incomible. Un auténtico desastre.

Bomba de sangre

El plato se convirtió en una oda al azúcar, que se podía mastircar
El plato se convirtió en una oda al azúcar, que se podía mastircar - RTVE

El plato, preparado por Aniuska en la cuarta edición de anónimos de «MasterChef», supuso un enorme ejercicio de improvisación por su parte. De hecho, antes de la cata ya lo avisó a los jueces: «Yo no soy de cocinar dulce. He tenido una guerra con el plato y ha salido eso. Yo pensaba que no iba a salir nada». Pero lo peor estaba por llegar.

Solo necesitaron de un pequeño bocado para definir el plato de «desastre absoluto», y le dieron a probar su propio postre. «Es una bomba de azúcar», decía Pepe Rodríguez. «Lo mejor que puedes hacer hoy es aprender a gestionar el fracaso», le recomendaba Jordi a Aniuska.

Cocido por partes

Una deconstrucción del cocido no convenció a los jueves de «Masterchef»
Una deconstrucción del cocido no convenció a los jueves de «Masterchef» - RTVE

Emil se enfrentaba al jurado con una particular versión del cocido. Para ello, tras probarlo Samantha, decidió que fuera el propio aspirante el que catara el sabor de lo que había preparado, pero con una advertencia: «Me ha costado tragarlo», le dijo la jueza. De una manera poco convincente, Emil dijo que le gustaba y empezó a excusar su propio plato.

«Esto es un churro. No tiene sentido», decía Pepe Rodríguez a Emil, que veía como el resto de jueces también le reprochaban su elaboración, aunque la más dura fue la emitida por Jordi Cruz: «repite conmigo», le pedía al concursante. «Tu plato es una gran castaña», sentenció.

Guacamole, humus con dátiles rellenos y cochinita pibil

Milagrosa no convenció a nadie con su plato
Milagrosa no convenció a nadie con su plato - RTVE

Milagrosa había llamado la atención del jurado por su buen gusto en la cocina. Pero, ante el reto de preparar unos platos de cocina internacional a la altura del concurso, fracasó estrepitosamente. «Esto es un desastre», decía Samantha. «Esto no es una honra, ni aquí ni en Marruecos ni en la China popular». «Pues nada, haré patatas con huevos», respondía Milagrosa, demostrando que no tenía una actitud positiva. «Soso como un demonio», decía de nuevo Pepe. En lugar de ir asumiendo los errores que había cometido, se dedicó a ir respondiendo ante la inconformidad de la valoración que estaba recibiendo. «Si por algún milagro no te vas, cambia el chip», le pedía Jordi, asegurando que tenía «un pie fuera» del concurso.

Tarta Charlotte de Juan y Marina

El postre era un montón de bizcochos con fruta y un caldo que debía ser una crema
El postre era un montón de bizcochos con fruta y un caldo que debía ser una crema - RTVE

En las ediciones de «MasterChef Celebrity» tampoco se han librado. Marina San José y Juan Betancourt crearon una tarta Charlotte que casi hace llorar la jurado. La prueba, en parejas, consistía en averiguar los pasos a seguir gracias a los dibujos de uno de ellos, mientras el otro cocinaba aquello que interpretaba. El resultado fue de todo menos apetecible: una pila de bizcochos unidos por una cinta con un montón de frutas apiladas y una especie de caldo que debería de haber sido una crema. Al menos, los propios aspirantes reconocieron que se trataba de un postre nada agradable al paladar.