ES NOTICIA

La resistencia Fetichismo y drogas: la entrevista más surrealista de «La resistencia»

El dibujante de cómics Simon Hanselmann acudió al programa y se convirtió en una de las entrevistas más locas del formato

Candela Peña en «La Resistencia»: «Los Goya no valen para nada. Te entran ganas de venderlos por eBay»

Simon Hanselmann descalzándose en su entrevista en «La resistencia»
Simon Hanselmann descalzándose en su entrevista en «La resistencia» - MOVISTAR+
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

David Broncano nos tiene acostumbrados, en «La resistencia», a lo inesperado. Sobre su escenario de Movistar+ todo puede pasar. Sin embargo, lo que pocos podían llegar a esperar es que un autor, que viniera a hablar de su libro, no mencionara nada sobre su obra y se contentara con hablar de zoofilia, drogas y a oler calcetines. Esto es lo que sucedió con el autor underground Simon Hanselmann, que acudió a «La resistencia» con la intención de hablar de su última publicación, «El mal camino».

En el momento en el que hizo acto de presencia en el plató de «La resistencia», Broncano supo que la entrevista no sería fácil de controlar por su parte, y que el invitado estaba desatado. Según puso un pie en el escenario, Simon Hanselmann decidió descalzarse, quitándose las deportivas, y después los calcetines. «He estado en un avión durante 21 horas. No ha dormido desde hace 26 horas. Ni siquiera se si sigo vivo. No me he quitado los calcetines desde entonces. Me ha dado reparo hacerlo en el avión, pero no aquí. Eres un espécimen de la clase más baja», le decía a Broncano.

Además, por si esto se quedaba corto, Hanselmann le ofreció a Broncano oler sus calcetines, un ofrecimiento que el presentador decidió aceptar. De hecho, tanto le gustó al invitado que le pidió que le devolviera el gesto. «¿Puedo oler tus calcetines?», le preguntó el autor a Broncano, a lo cual accedió sin problemas. De hecho, el propio Hanselmann aseguró que el olor esta, incluso, agradable.

Pocos minutos después, Simon Hanselmann sacó de su bolsillo un mechero para aprovechar los minutos de entrevista en «La resistencia» y depilarse las piernas. Pasando la llama del encendedor por sus piernas, el propio Broncano, estupefacto, soltó un «huele como a beicon».

Después de unos minutos, el invitado pidió al presentador de «La resistencia» que la entrevista girara en torno a «preguntas que no sean profundas, solo mierdas», a lo que David Broncano accedió encantado. Por ello, empezaron a hablar de Tazmania (Australia), lugar de origen del artista, de la que dijo que solo había «metanfetaminas, racismo y sexo con perros».

Sobre este tema, el invitado quiso ofrecer una anécdota de cuando era tan solo un adolescente: «Me acuerdo que, cuando tenía 15 años, mientras íbamos a comprar drogas con mi madre, pasamos por la casa de Ross y Judi, y al pasar por ventana vimos a Judi manteniendo relaciones sexuales con su perro, mientras su marido, Ross, miraba gustosamente. Decidimos regresar más tarde», aseguró en «La resistencia».

Las confesiones más íntimas

Poco después, Hanselmann cogió uno de los pañuelos de papel que hay para los invitados para, en primer lugar, sonarse la nariz de forma muy sonora y, posteriormente, quitarse el sudor de las axilas delante de todo el público y las cámaras. Acto seguido, decidió continuar contando algunas de sus vivencias, como cuando dejó los estudios para poderse dedicar al arte. «En el colegio tenía problemas por dibujar, por eso dejé los estudios y empecé a ser un alcohólico», aseguró.

Para el dibujante de cómics, las drogas son algo con lo que ha convivido durante toda su vida. De hecho, su madre es consumidora habitual de heroína, algo que narra con total normalidad. «Nunca he tomado drogas en vena. Mi madre en cambio si que lo ha hecho. La semana pasada tuvo una sobredosis y quedó inconsciente en el suelo de la cocina. Ya estoy acostumbrado a esto, y le dije "mama, ¿pero qué haces?". Luego nos reímos mucho. Pero al final es buen material para los cómics», reveló en «La resistencia».

De hecho, no solo la heroína ha estado presente en su vida a través de su madre, sino que también le arrebató un amigo, con el que compartía banda de música. «En vez de buscar un nuevo integrante, ponemos un iPod con grabaciones suyas tocando. Le decimos, "jódete, te has muerto pero sigues tocando en la banda"», afirmó con Broncano.

Sobre las preguntas habituales que suele hacer el programa, Simon contestó que se había «masturbado en el baño del programa mientras cagaba», y regañó a los integrantes de la banda por haber orinado fuera del retrete. En cuanto al montante de dinero que acumula, afirma que en estos momentos oscila en torno a los diez mil dólares, una cantidad que ha conseguido acumular después de haberse visto casi en la ruina por haber despilfarrado el dinero que acumuló con los anteriores libros porque «como nunca había tenido dinero, me dedicaba a hacer regalos a mi mujer y a mis amigos».