ES NOTICIA

El «retorcido» acoso de «GH Revolution»: Acorralan a Laura para que confiese su transexualidad

La organización del reality show asegura que el comportamiento de sus concursantes no infringe ninguna de sus normas de convivencia

Laura, durante el concurso «GH Revolution»
Laura, durante el concurso «GH Revolution» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Durante el quinto debate de «GH Revolution», hemos visto un vídeo inédito que nos ha dejado helados. En él, veíamos a gran parte de los concursantes de la casa en un comportamiento, cuanto menos, cuestionable. Carlos, Daniel, Pilar y Juan Antonio son algunos de los compañeros de Laura que, entre otros, la han acorralado para que confesara que es una mujer transgénero.

Es un tema que lleva rondadno por la casa ya un tiempo. Exactamente desde que llegó la indiscrección de Daniel Sánchez, Dani para los seguidores del concurso. Para el que no lo sepa (o no lo recuerde), este concursante fue uno de los elegidos por la audiencia para cerrar el casting y, mientras esperaba esa resolución, él estuvo fuera de la casa. Fue entonces cuándo supo de la condición de Laura y, obviamente, ha decidido hacer todo lo posible para que Laura «confiese». Como si de un ladrón se tratase.

Dani fue el primero en abrir el «cajón de la mierda» al abrir una tertulia en la que estaba con Carlos, Miguel, Cristian, Petra y la propia Laura. «¿Has visto 'La chica danesa', Laura?». La sevillana prefiere no contestar. Sabe por dónde va al historia. Cualquiera de nosotros se habría levantado de la mesa y los habría mandado a paseo; sin embargo, Laura aguantó ahí, impasible, tranquila. «¿Laura, conoces en Sevilla a Ángela Ponce, que es transexual y modelo? Se presentó a Miss España y me estuvo contando lo de su operación. ¡Eso tiene un trabajazo...!», vuelve a insistir el gaditano, mientras Laura sigue mirándole sin decir una sola palabra.

Pero el silencio de Laura no hizo que el aquelarre que zse había formado a su alrededor se disipase, más bien seguían buscando la fórmula para hacerla estallar. «Que curiosidad me generan estas cosas», cuchichea Carlos con Cristian F. «Estamos hablando de transexualidad operada», advierte Juan, mientras Cristian F. lo califica como «auténticas obras de arte».

Si pensáis que la conversación ya había ido demasiado lejos, dejad de leer porque fue a peor. Carlos llegó a plantearle directamente a Laura que si alguna vez que casa con un «tío» debería contárselo (mientras ella seguía como si la cosa no fuera con ella). «En el momento que tú, oye, pues me voy a casar con este tío ¿creéis que esa persona tiene derecho a saberlo o es una cosa que moralmente sería aceptable que se callara?». «A mí como hombre me gustaría saberlo», se contesta a sí mismo Carlos. Laura (ni ninguno que vea ese fragmento) ya no puede más. Es entonces cuando responde calmada: «En España hay ciertos temas que son todavía tabú».

Vamos a ahorrarnos los calificativos que podríamos darle a Carlos en estos momentos porque, si dependiese de nosotros y de la parte de la audiencia que tiene un poco de conciencia social, dormiría hoy en su casa. «Siendo una mujer transexual estaría obligada a mentir constantemente en la vida. Hasta lo más sencillo, un álbum de fotos. Con los hijos... podrías decir 'no soy fértil, pero eso también es una mentira. En algún momento, lo sano, lo moralmente sano sería contarlo», espeta Carlos. Qué sabrá él...

La única que ha puesto un poco de cordura fue Petra. «Aquí dentro no tiene motivo para contarlo. No le veo el sentido. Ella no tiene que defender nada», asegura la joven. «Es una mujer». Gracias, Petra.

«Perverso y retorcido»

Esta encerrona ha demostrado que. Pero no, esta actitud no infringe ninguna de las normas de convivencia del concurso de Mediaset España, según aseguró el propio Jordi González en la tertulia antes mencionada. Tranquilos, que, de ser así, la dirección del programa habría puesto ya en marcha las medidas necesarias para que «proteger» a Laura de la quema de brujas a la que le intentaron condenar. ¿Por qué tiene que pasar Laura por ese mal trago?

Quienes sí que han sentenciado esta actitud han sido los colaboradores que se encontraban anoche en el plató de «GH Revolution». «Me cuesta hasta mirarlo. Es desagradable. Me hace daño. No entiendo cómo pueden jugar delante de ella teniendo esa información. Me parece muy sucio. Es perverso y retorcido», aseguraba Nagore Robles.