ES NOTICIA

GH Revolution Kiko Rivera responde a Jorge Javier tras su infidelidad: «Estaba de despedida de soltero, fui a pasármelo bien»

El hijo de Isabel Pantoja respondió al presentador de Telecinco tras abandonar la casa de Gran Hermano, en la que ha pasado los últimos días en un intento de reflotar la audiencia

Kiko Rivera, en el plató de GH Revolution. | Vídeo: Irene Rosales estalla
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Kiko Rivera ha pasado varios días en la casa de Gran Hermano. Era un doble contrato: por un lado, el programa introducía un rostro popular con el objetivo de hacer crecer una audiencia que no deja de caer; por otro, el hijo de Isabel Pantoja tendría unos minutos de televisión para inventarse una nueva polémica con la que subirse a la ola de la actualidad y vender alguna «exclusiva», ya sea en las revistas o en «Sálvame».

Durante la estancia de Kiko Rivera en la casa de Gran Hermano, Kiko Hernández (también exconcursante del programa) lanzó una exclusiva con la que «Sálvame» se ha estado alimentando estos días: el DJ fue infiel a su actual pareja, Irene Rosales, durante un viaje a Punta Cana. La respuesta del DJ fue ambigua: «Estaba de despedida de soltero, fui a pasármelo bien».

Seriedad impostada

El presentador comenzaba muy serio la «entrevista» con Kiko Rivera: «Mientras tú estabas dentro de la casa han sucedido cosas fuera», dijo compungido, con un tono con el que igual podría comunicar una gran desgracia familiar o una nimiedad. Y sin que Rivera pudiera hablar, dio paso a un vídeo en el que Kiko Hernández aseguraba que el hijo de Pantoja había sido visto entrando en un hotel «para tener relaciones» mientras besaba a una chica.

Cuando recogen el vídeo en plató, el cantante de reguetón no cambió el rostro. Se defendió en tono monocorde asegurando que siempre pasa lo mismo cuando entra en un programa de este tipo. «Aprovechan que estás desconectado del mundo real para soltar estas cosas», aseguró. Y después prometió estar enamorado de su mujer, «la más maravillosa del mundo», y a la que no podría engañar porque no quiere que sus hijos lo vean así. «Mi mujer debe estar tranquila, confía en mí, sabíamos que esto podía pasar», concluyó, tras mandarla un beso desde plató.

Ante la presunta gravedad, al menos en el tono, que iba adquiriendo la conversación, Jorge Javier Vázquez quiso echar un capote a su compañero. «Quienes te persiguieron son gente no profesional, no son periodistas. Es gente que está tratando de comercializar con el vídeo», informó. «Es algo a lo que estoy acostumbrado», respondió Rivera restándole importancia.

Por su parte, Irene Rosales ya ha declarado en Europa Press que «sea verdad o mentira [la infidelidad], es algo de mi intimidad y solo tengo que hablarlo con él».

Espantada de plató

Jorge Javier Vázquez quiso mantener enganchada a la audiencia con la historia de la infidelidad. «¿Quieres que paremos para que llames a tu mujer?», preguntó al entrevistado, que no quiso hacerlo. Entonces, el presentador dio paso a publicidad prometiendo que a la vuelta Kiko Rivera daría las explicaciones necesarias. No sabemos si alguien aguantó los anuncios con ganas de conocer «la verdad», lo cierto es que, tras el bloque publicitario, Kiko Rivera ya no estaba allí.