ES NOTICIA

«Skam España»: inculcando valores a la generación Z

La Fundación Telefónica de Madrid acogió el miércoles una charla sobre los valores de la serie con motivo de la semana del Orgullo

«Skam»: El fenómeno español que ha enganchado a los adolescentes

Rafa Taboada, Cris Domínguez, Georgia Elliott y Alejandro Reina antes del encuentro
Rafa Taboada, Cris Domínguez, Georgia Elliott y Alejandro Reina antes del encuentro - FUNDACIÓN TELEFÓNICA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Skam España» se ha convertido en la serie revelación para el público más jóven de nuestro país. Movistar+ y Zeppelin TV han creado esta ficción de libre acceso que bebe de la serie original noruega. Adaptando las diferencias culturales que hay entre el país nórdico y el nuestro, junto a las diferencias sociológicas propias de la sociedad española, han conseguido enganchar a miles de adolescentes que están impacientes ya por el estreno de la tercera tanda de episodios, que llegará en 2020.

La ficción española pretende ser un claro reflejo de lo que es la adolescencia en nuestro país, pero con el claro objetivo de transmitir lo que verdaderamente sucede entre los jóvenes. Lo hace con unas claras líneas rojas: «Respeto, interés y realismo». Mientras se cumplan estas tres premisas, cualquier tema conflictivo o tabú puede tratarse a través de «Skam España».

La primera temporada, que se estrenó en septiembre del pasado año, no tuvo un gran seguimiento. Sin embargo, el boca a boca entre la generación Z —ya que la serie no ha contado con demasiada promoción— ha logrado que la nueva tanda de capítulos tenga una acogida sensacional. «La segunda temporada ha explotado a los niveles que se merece», aseguró Georgia Elliott, más conocida como «Gomi», social media manager de «Skam España».

El regreso de la ficción ha supuesto un distanciamiento de la trama original noruega, pero sin llegar a perder su esencia, y conlleva un cambio de protagonista: Cris (Irene Ferreiro), quien descubre que se está sintiendo atraída por otra chica. En «Skam», en sus diferentes versiones, la homosexualidad se ha tratado siempre desde la piel de dos hombres, pero es la primera vez que se hace desde el punto de vista de dos mujeres.

Con motivo de esta historia que ha conseguido tantos adeptos, Movistar y Zeppelin, en colaboración con la Fundación Telefónica, han organizado por España unas sesiones con fans de la serie para celebrar la semana del Orgullo gay. La última de todas tuvo lugar el pasado miércoles en la sede de Telefónica en la Gran Vía de Madrid. Hasta ahí se acercaron Georgia Elliott, el actor Alejandro Reina (Lucas en «Skam España») y el productor ejecutivo de la serie, Rafa Taboada. La conversación, a su vez, contó con la presencia de la periodista Cris Domínguez como moderadora.

«Skam España» ha hecho, según aseguró Taboada, una gran labor de adaptación de la versión original. Una de las diferencias la encontramos en el ocio. Los noruegos, a la edad de los protagonistas, «viven solos y beben vino en copas. En España a los 17 hacemos botellón en un parque», decía entre risas y ante la atenta mirada del pabellón abarrotado. Tal fue el interés que generó el evento que las invitaciones se agotaron minutos después de su lanzamiento.

Un proyecto transmedia

Otros elementos que también hubo que adaptar fue el sistema de comunicación a través de las redes sociales. «Skam España» tiene el hito de ser la primera ficción completamente transmedia de nuestro país. En Noruega, Facebook triunfaba, pero en España «el éxito estaba en Instagram». Todos los personajes de la serie tienen sus propios perfiles y, bajo la batuta de «Gomi», demuestran que su comportamiento en la pantalla es el mismo que en las redes sociales. Además, como la serie finge estar siendo emitida en tiempo real, el contenido de estos perfiles se conjuga con los clips de pocos minutos en los que se divide cada emisión para aportar contenido extra al espectador. Una experiencia total, en el que el límite entre lo real y la ficción casi se difumina.

«Las redes sociales se tratan como si fuera una secuencia más», aseguró «Gomi». Aprovechan entre toma y toma para grabar todos los recursos necesarios para, durante la emisión, utilizarlos. Además, han tenido oportunidad para ir improvisando en momentos puntuales. Como cuando las actrices acudieron, interpretando a sus personajes, a la manifestación del pasado 8 de marzo en Madrid y compartieron su experiencia en sus perfiles. «Movistar nos ha dejado jugar mucho con las redes para hacer transmedia de verdad», recalcó.

Los actores no tienen ningún tipo de poder, aunque «conversan» con Georgia Elliott para perfeccionando detalles, como el lenguaje que emplean los adolescentes. Además, el contenido, la frecuencia e, incluso, los comentarios y las reacciones hacia el resto de personajes se estudian al milímetro para dotarle a las redes de la mayor credibilidad posible. «Hemos buscado que cada personaje use las redes sociales como son y explicar la historia», recordó la encargada de las cuentas en Instagram.

El canal de Lucas en YouTube, un acierto

Entre los cambios que se han realizado en esta segunda temporada se incluye lo que ha vivido el propio Lucas (Reina). En la versión noruega, la trama principal estaba protagonizada por su personaje, pero en España, para poderle dar espacio a dicha historia, han optado por crear un canal en Youtube en el que ha subido sus propios vídeos. A través de esta nueva forma de narrar, lo que sucedía en el canal también se iba conjugando con el resto de la trama secuencial, añadiendo, de nuevo, un gran valor diferencial a «Skam España», en una apuesta arriesgada que ha funcionado de forma sensacional.

«Esta historia era importante para el personaje, y queríamos contarla. Queríamos hacerlo actual, creíble, positivo», aseguró «Gomi» sobre el canal online. «Le dieron al personaje el espacio que necesitaba, pero en otro canal», matizó Rafa Taboada.

Alejandro Reina fue el «dueño» del canal, su gran protagonista. A través de esta plataforma, Lucas, su personaje, reveló que era homosexual en un vídeo que subió en el que graba las reacciones de sus amigos. Todo esto hecho desde el plano de la ficción. Pero lo verdaderamente mágico que ha conseguido la serie es que este vídeo ha llegado ya casi al 1,3 millones de reproducciones, y muchos de los que lo han visualizado no sabían que se trataba de un contenido perteneciente a una serie.

Reina narró cómo, con 16 años, vivió exactamente lo mismo que su personaje. Abiertamente homosexual, el actor decidió subir un vídeo a YouTube en el que salía públicamente del armario. Con el tiempo, se arrepintió de haberlo compartido y decidió borrarlo. Ahora, ha revivido la situación mientras grababa la ficción, pero con una repercusión mucho mayor. «Aunque mis cuentas de las redes sociales fueran privadas, pude seguir recibiendo mensajes de cariño de la gente, diciendo que les estaba ayudando a ellos o a sus seres queridos. Ha sido muy bonito», contó Reina ante el auditorio.

«Útil para los adolescentes»

Además, «Skam España» no es simplemente una serie de entretenimiento, sino que, junto a los valores que pretende transmitir, también tiene un cierto sentido de servicio público. «Skam quiere ser útil para los adolescentes», recordó Georgia Elliott en la conferencia en la Fundación Telefónica. Por ello, crearon el perfil en redes «MinutoaMinuto», en el cual desarrollan lo que es el Transtorno Límite de Personalidad (TLP). Esta cuenta vió la luz cuando, en «Skam España», Joana le confesaba a Cris que sufría dicha enfermedad.

El proyecto trata de dar voz a este tipo de enfermedades y, sobre todo, que la gente joven encuentre un lugar de referencia e información útil del TLP. En la ficción noruega se trataba la doble personalidad, pero, con la intención de dotar a la ficción española de la mayor credibilidad posible, decidieron modificarlo y hablar sobre este trastorno que afecta en mayor medida a los adolescentes de nuestro país. Además, el perfil de Instagram de «MinutoaMinuto» cuenta con la colaboración de AMAI TLP, la asociación de referencia de esta enfermedad.