ES NOTICIA

Supervivientes 2019 El esperado reencuentro entre Chelo García Cortés e Isabel Pantoja en «Supervivientes»

La colaboradora de «Sálvame» y la tonadillera compartieron unos minutos antes de poner rumbo a España

Omar Montes, ganador de Supervivientes 2019 tras batirse a duelo con Albert Álvarez

Isabel Pantoja abrazando a Chelo García Cortés en su último encuentro en «Supervivientes 2019»
Isabel Pantoja abrazando a Chelo García Cortés en su último encuentro en «Supervivientes 2019» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Chelo García Cortés ya está en España. A su regreso de «Supervivientes», han sido muchas las emociones con las que ha tenido que lidiar. Su entrada en plató, durante «Supervivientes: tierra de nadie», ha provocado que en la gala del próximo jueves sea Isabel Pantoja la única protagonista de las entrevistas en plató. Al cruzar el pantallón, Chelo García Cortés se encontró con su amada Marta que, vestida de blanco y con los brazos abiertos, la recibió de vuelta a la civilización.

«Es a la persona que más he echado de menos. No nos habíamos separado nunca tanto tiempo», confesó Chelo, aún con lágrimas . «Poderme encontrar con ella ha sido lo más importante de mi vida. Quién mejor que ella para decir lo bueno y lo malo de mi concurso. Seguro que ha habido cosas que no le han gustado de mi y lo ha dicho», aseguró sobre la defensa.

Un encuentro que cierra un ciclo

Pero ese no fue el único reencuentro que presenciaron los espectadores de «Supervivientes: tierra de nadie»: Isabel Pantoja y Chelo García Cortés tuvieron un tiempo para charlar antes de coger el avión rumbo a España. En la clínica en la que se encontraba la tonadillera cuidando su salud, la colaboradora de «Sálvame» le hizo una visita de unos escasos minutos, con presencia de cámaras de por medio.

«Uy, ¡la Mari Cheli!», decía sorprendida Pantoja mientras su antes enemiga entraba en la habitación. Después de comentarle la artista que se encontraba mejor de salud, pero que no podría volver a concursar, Chelo intentó animarla con un «Bueno, amiga, porque no estaba a tu lado, porque sino te mato yo». «Los muebles que hemos estado diez semanas. Estoy muy contenta, me voy muy orgullosa, porque creo que hemos hecho un gran concurso las dos», decía Chelo sobre su paso por «Supervivientes», una idea que también tenía en mente Pantoja sobre su estancia en Honduras. «Yo también. Al mismo tiempo me da muchísima pena que sea por esto, pero antes que nada está la salud», aseguró.

Una de las preocupaciones de la colaboradora de «Sálvame» era saber si la relación que se había fraguado en los Cayos Cochinos continuaría cuando acabara el reality, a lo que Pantoja solo tuvo unas escuetas palabras: «Si, claro». «Ahora ya no podemos perder esto», dijo Chelo, a lo que Pantoja sentenció con un «no, no, pero que vamos a perder. Ya no, ya no».

El breve encuentro terminó, de igual forma que empezó, con abrazos y sonoros besos en la mejilla. «Te quiero», decía Chelo mientras abandonaba la estancia. «Y yo a ti, venga mi vida», respondió la tonadillera con el brazo extendido en señal de separación forzosa. «Nos vemos en España. Esto no lo olvidaré en mi vida. Te quiero, amiga», recordó la periodista desde la distancia, mientras que Pantoja finalizó la conversación con un «y yo también» que terminó de pronunciar cuando la soledad regresó a su habitación.

«Isabel nos ha utilizado, pero yo también a ella»

Ya en plató, Chelo García Cortés tuvo palabras para todos sus compañeros, y en especial quiso también hablar de Isabel Pantoja. Después de negar en repetidas veces en «Supervivientes» su servilismo hacia la que fuera su amiga, continuó diciendo que no se había excedido atendiendo a Pantoja. Pero le mandó un recado al que, seguramente, la tonadillera responderá el próximo jueves: «En la isla todos nos hemos utilizado. Isabel por supuesto que nos ha utilizado, pero yo también he utilizado a Isabel», dijo Chelo.

Estas polémicas palabras tuvieron, acto seguido, una matización que terminó explicando cómo había evolucionado la relación entre ambas y cómo siente lo que Isabel Pantoja ha dicho públicamente de ella y lo que sus gestos realmente demuestran: «Isabel y yo llevábamos siete años sin vernos. Cuando nos encontramos en aquél banco fue frío y duro. Me quedé muerta y ella estaba cabreada. Me sentía ridícula, pero como la conozco dije: "mira, ahora vamos a convivir, vamos a concursar y a ver qué pasa". El tiempo que hemos estado juntas hemos estado bien. Para mi Isabel, el día que me ve —al principio del concurso— le sienta como una patada en el estómago, pero el día que me voy Isabel dice lo que verdaderamente siente».