ES NOTICIA

Supervivientes La declaración de amor de Mónica Hoyos a Colate en «Supervivientes»

La concursante, que se quedó a las puertas de la final de Supervivientes dejó atónitos a Carlos Lozano y Jorge Javier Vázquez

Colate y Mónica Hoyos cómplices durante la gala final de «Supervivientes»
Colate y Mónica Hoyos cómplices durante la gala final de «Supervivientes»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Mónica Hoyos entró anoche en el plató de «Supervivientes» dispuesta a vivir su momento. Se quedó a las puertas de la final batiéndose contra Fabio ante la audiencia, derrota con la que demostró tener muy mal perder e hizo que sacara su peor cara. Después de noventa días, la superviviente se creció en directo y haciendo gala de su experiencia ante las cámaras no dudó en afirmar que le habría gustado haber tenido más que palabras con Colate en la isla.

Su entrada en el plató fue una caja de sorpresas que empezó con el reencuentro con su hija Luna: «No la reconozco. ¡Pero qué alta estás!». Minutos después, se abrieron las puertas del set televisivo y la bronceada concursante entró en escena. Sus familiares se abalanzaron hacia ella para darle la bienvenida, momento que aprovechó su primo Richi para advertirle: «cuidado con la Pantoja».

Los «encantos» de Colate

Durante la charla con Jorge Javier Vázquez, el presentador de «Sálvame» no dudó en poner de relieve que ningún compañero de Mónica se había levantado durante su entrada a plató. Para quitar peso al comentario, la concursante se acercó a los asientos para abrazar a sus compañeros, Isabel Pantoja incluída: «La isla me ha dado el amor que necesitaba para conquistar el mundo», dijo queriendo evitar cualquier lucha ante las cámaras.

Cuando terminó la breve entrevista, Vázquez acompañó a la concursante a su sitio en el sofá para seguir con la gala. Mónica que durante el concurso habría tenido una actitud coqueta con Omar, que incluso le dedicó una rima, así como con Colate, con el que cambió su actitud por la mala convivencia, cambió de opinión al reencontrarse con el superviviente: «Me arrepiento de no haber caído en los encantos de Colate», dijo ante los ojos de Carlos Lozano.