ES NOTICIA

Supervivientes Insultos, castigos, nominados y expulsiones en la noche ideal para Fabio en «Supervivientes»

El modelo, gran triunfador de una noche en la que empezó en el disparadero y terminó como líder del grupo y abandonando a su suerte a Mónica Hoyos, una de sus grandes rivales

Las duras acusaciones de Colate a Isabel Pantoja en Supervivientes

Fabio, este jueves en «Supervivientes»
Fabio, este jueves en «Supervivientes» - MEDIASET
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todo lo que podría haberle ido bien a Fabio Colloricchio le fue mejor todavía en la décima gala de «Supervivientes». El modelo argentino, que arrancó la noche jugándose su continuidad, terminó respaldado por la audiencia y terminó la velada ganando la prueba de líder, y con ello el derecho de salvarse de la quema y decidir uno de los nominados de la semana. En la otra cara de la moneda, por su parte, Colate cerró una semana para olvidar y terminó expulsado. Primero, al barco varado. Y después, de vuelta a España.

Al inicio de la velada, solo siete concursantes continuaban en la Palapa, de los 18 que comenzaron a convivir en Honduras. La primera gran incógnita de la noche en el programa que conduce Jorge Javier Vázquez estaba en saber quién sería el siguiente en abandonarla, con Fabio y Colate Vallejo-Nágera como nominados de la semana. Solo uno de los dos continuaría en la isla, mientras que el otro pondría rumbo al barco varado, donde se reencontraría con Chelo García-Cortés y Mahi Masegosa.

La velada arrancó con el tradicional juego de recompensa, que requirió de un gran trabajo en equipo por parte de los concursantes y que terminó con estos consiguiendo cuatro latas de comida para el grupo, así como un buen festín de hamburguesas. «¡Esto es mejor que besar a un tío!», sentenció Mónica Hoyos, mientras daba un buen mordisco a la suya.

Entretanto, Colate seguía apartado del grupo tras el grave incidente que sufrió la pasada semana, cuando una rueda gigante se le cayó encima mientras realizaban una prueba. En solitario y aún convaleciente, el aspirante debía decidir si continuaba o no en «Supervivientes». Finalmente, optó por ello. «Estoy preparado para seguir, Jorge», le dijo a Vázquez. «He echado de menos la comida de Isabel Pantoja», bromeó.

Alta tensión entre los dos grupos

En la Palapa, la tensión era cada vez mayor entre los dos grupos de concursantes que quedan en Cayos Cochinos. Por un lado, el que conforman Albert Álvarez y Mónica Hoyos, que han hecho piña para hacer frente al grupo mayoritario: el compuesto por Isabel Pantoja, Omar Montes, Dakota Álvarez y Fabio Colloricchio. Los cuchillos entre ambos bandos volaban, aunque llegaron a su mayor magnitud cuando Mónica se enfrentó a Pantoja en «Supervivientes». «¡Eres una sinvergüenza! ¡Lo pienso, creo que eres una sinvergüenza!», insultó a la tonadillera.

La presentadora fue más allá en su ataque. «Llevas meses diciendo que te queremos echar, pero la realidad es que te quieres ir tú sola. Vas como si fueses la Cenicienta, pero en realidad eres la Madrastra». Pantoja, por su parte, trataba de defenderse. «Me dices todo esto porque viene la final ya, ¿verdad?», le preguntó. Entretanto, Colate regresó con sus compañeros, pero los ánimos seguían igual de encendidos.

Para tratar de rebajar la tensión, el programa dio voz a Mahi y a Chelo, que simularon delante de sus compañeros que estaban en España, aunque en realidad continuaban en Honduras. Pudieron charlar con ellos por videollamada y Chelo les dio un consejo. «Quiero que estéis bien, que no discutáis y que os llevéis bien, como nuevos amigos y buenos compañeros. Estáis un poco enfadados entre vosotros. ¿Qué os pasa? ¡Que esto es un concurso!», apreció la colaboradora de «Sálvame».

La noche ideal de Fabio

Instantes después, llegó uno de los momentos más esperados de la velada: el instante en que la audiencia conocería si sería Fabio o Colate el aspirante que abandonaría la Palapa. La audiencia, no obstante, decidió salvar al modelo, por lo que condenó al segundo al barco varado junto a Mahi y Chelo, en una decisión anunciada casi a las 12.30 de la madrugada y que fue celebrada de manera muy especial por Dakota. Albert y Omar, por su parte, arroparon a Fabio.

Con Colate de camino al barco varado, los aspirantes concurrieron al tradicional juego del líder. Mónica Hoyos y Fabio quedaron como finalistas, aunque el triunfo final fue para el modelo, que vivió una noche redonda en Honduras. Colate, por su parte, se reencontró con Mahi y Chelo. «Te pondría un café y unas tortas, pero hoy me has pillado que no he bajado al súper», bromeó la exconcursante de «Maestros de la costura».

Más allá de ello, Mahi recibió en Cayos Cochinos la visita de su novio, Rafa. Chelo, por su parte, habló con su mujer, Marta, por teléfono, después de que esta no quisiese acudir a Honduras a visitar a su pareja. «Todo está bien, pero he preferido quedarme aquí con la familia estos días en lugar de ir allí. Estamos todos muy orgullosos de ti, de lo valiente que eres y lo bien que lo haces. Queremos que sigas ahí», le confesó Marta.

En plató, el programa recibió la visita de Violeta Mangriñán, que hizo balance de su paso por «Supervivientes 2019», que terminó más pronto de lo que la joven hubiera deseado, después de que tuviera que abandonar el concurso por prescipción médica. «Haber tenido que irme antes es una mala y buena suerte a la vez. Allí me salvó el público y me he vuelto con el billete para el año que viene», sentenció la aspirante, a la que el programa prometió un puesto en la edición del próximo año.

Nominaciones, castigos... y el adiós de Colate

Sin apenas tiempo por delante, el programa aceleró para cerrar la velada. Delante de la copresentadora Lara Álvarez, los aspirantes tuvieron que nominar «deprisa y corriendo», que se dice. Aunque hubo una concursante que fue puesta directamente en el disparadero: Dakota Tárraga, después de que se saltase durante estos últimos días las condiciones que el programa le había impuesto en la prueba de recompensa del martes. El formato permitió a la valenciana hablar con su novio, Rubén, a cambio de que llevase durante 48 horas unas gafas con los cristales tintados, que la impedían ver.

Pero la exparticipante de «Hermano mayor» se saltó la norma y el programa decidió nominarla automáticamente. «Por tu continua desobediencia y no respetar las normas del programa, estás nominada», espetó Vázquez, tajante. Dakota, no obstante, se lo tomó con filosofía. «No pasa nada. Si iba a salir igual». Junto a ella, Albert Álvarez fue el nominado por el equipo, mientras que Mónica Hoyos fue puesta en el disparadero por el líder, Fabio.

Con casi todo el pescado vendido, quedaba por saber el nombre del aspirante que abandonaría el barco varado, en el que Chelo y Mahi parecen estar echando raíces. Colate tampoco las desbancó y fue el aspirante con menos apoyos, por lo que abandonó «Supervivientes» en una semana tan aciaga para él como buena fue la velada para Fabio, el gran triunfador de la noche.