ES NOTICIA

Expulsado en Supervivientes 2019 Otto, una crisis de ansiedad y la unificación de todos los Supervivientes

Otto Vans es el último concursante expulsado de Supervivientes 2019

Concursante salvado en tierra de nadie 7

Otto Vans es el último expulsado de Supervivientes 2019
Otto Vans es el último expulsado de Supervivientes 2019
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El expulsado de Supervivientes 2019 de la octava gala es Otto Vans. La noche ha estado estado marcada por la crisis de ansiedad de Isabel Pantoja y su encuentro con Chabelita. Además, el reality le dio una vuelta al juego para hacer una televotación exprés y con ello elegir a un tercer «nominado». Fuera del concurso Otto, permanecen en la ubicación del barco varado Chelo García-Cortés y Mahi Masegosa

Como cada jueves, tres concursantes se enfrentaban al veredicto de la audiencia, después de que Colate Vallejo-Nájera se salvase el pasado martes. Mónica Hoyos y Fabio se libraron de la expulsión tras el primer cierre de votaciones y señalaron a Mahi como una de las concursantes que se tenía que ver las caras con Chelo García Cortés en Barco Varado. Pero no sería la única. Se abrió una televotación express para elegir a un tercero entre todos los concursantes a excepción de Omar, que había conquistado el liderazgo en la prueba de apnea. El público ha elegido directamente a Otto para candidato a dejar Supervivientes 2019

Otto Vans, el último expulsado de Supervivientes 2019

El duelo final se ha disputo entre Mahi, Chelo García-Cortés y Otto Vans. Los tres hicieron un alegato para convencer a la audiencia y, finalmente, el público eligió de nuevo a Otto Vans para que abandonase definitivamente la aventura en el paraiso hondureño de Cayos Cochinos. Por su parte, Mahi y Chelo permanecen en la nueva ubicación de barco varado.

Pero si alguien fue protagonista de nuevo en la gala de hoy esa fue Isabel Pantoja. La sevillana sufrió una grave crisis de ansiedad de la que se vieron unas durísimas imágenes, que ella misma quiso explicar durante la gala. «No puedo más, yo quiero irme a mi casa, firmo lo que haya que firmar para renunciar», sollozaba en el vídeo. Omar, por su parte, intentó consolarla de manera muy insistente y darle de comer, aunque sin éxito. El de Pan Bendito se dio por vencido y, en un momento crítico de la cantante, pidió una barca para que la sacasen de la isla. De hecho, la Pantoja llegó a despedirse de sus compañeros y se iba en la barca porque abandonaba el programa.

El motivo de la crisis de ansiedad

Ya en la palapa, Isabel explicó en directo a Jorge Javier cuál era la razón de la crisis de ansiedad. «La isla me recuerda muchísimo donde no elegí estar, donde perdí la libertad. Aunque esto sea paradisiaco, es lo mismo para mí. La libertad la he perdido. Llevo aquí ocho semanas y lo estoy pasando muy mal, pero no quiero defraudar a nadie. Ni amigos, ni familia, ni fans, ni a la productora, pero sobre todo a mí misma. Quiero demostrarme a mí misma que sí puedo. No quiero abondonar, por favor decidle a mi gente que estoy bien. Voy a seguir», decía tajante

Y como premio a esa lucha interna que tiene la Pantoja para continuar dentro del programa, la visita de su hija Chabelita. El encuentro de Isabel Pantoja con Chabelita fue la mejor medicina para una madre que lo había pasado francamente mal. Omar, que también disfrutó de la visitar de su madre, aprovechó el momento para abrazar a su ex Chabelita. El cuadro era el siguiente: los dos ex junto a unas madres muy deseosas de que sus hijos vuelvan a estar juntos.

Omar, líder del grupo

La gala, que dio para mucho, y que sirvió para unificar al grupo, fue dando bandazos entre localizaciones, la palapa, las pruebas de recompensas y liderazgo, las nominaciones y las visitas de familiares. Todo ello a un ritmo vertiginoso.

Como cada año, la apnea volvió a supervivientes. En esta ocasión, para determinar el lider del grupo. El vencedor de la prueba tendría la inmunidad y con ello, librarse de la tele votación express que eliminaba hoy mismo a un segundo superviviente. Fueron saliendo, uno a uno, hasta que quedaron Colate y Omar en un duelo feroz. Finalmente el rapero madrileño fue quién se mantuvo mayor tiempo bajo agua y obtuvo el premio, que consistía en viandas de chacinas varias. Omar pudo compartir los víveres con dos de sus compañeros y eligió a su «suegri» La Pantoja y a su «compadre» Albert.

Fabio, Mónica, Violeta y Dakota, nominados

Otro privilegio de Omar fue la nominación directa que dirigió a Fabio. El grupo fue también eligiendo sus nominados. Cada uno tenía que dar dos nombres. Los más señalados fueron Mónica, Violeta y Dakota. Los cuatro pasarán la semana pensando en que pueden ser los siguientes en abandonar Supervivientes 2019.

Comenzó la gala en Playa de Cabeza de León con los supervivientes haciendo la mudanza para la unificación. Los concursantes tenían que recogerlo todo y montarlo en la barca. Lo que no estuviera, se quedaba en la isla y Mahi tuvo que dejar atrás una de sus pelucas. Luego le tocó el turno al equipo de Cayo Paloma. Solo disponían de un minuto y medio para recoger todas sus pertenencias. La que más fácil lo tuvo fue Chelo García Cortés, que tenía todos los deberes hechos y se pudo llevar el saco con sus cosas y su esterilla tranquilamente.

Una pizza como recompensa

El juego de recompensa consistió en construir una balsa de troncos para lo que tuvieron una hora. Luego debían de introducirla en el mar y, con con todos los componentes del equipo subido en la balsa, mantenerse a flote durante 30 segundos. El premio, una deliciosa pizza para todo el grupo. Ambos equipos consiguieron el objetivo y pudieron zamparse el almuerzo.