ES NOTICIA

Supervivientes 2019 La suculenta recompensa que rechazaron Isabel Pantoja y Omar Montes

Los dos supervivientes eligieron un cargamento de leña para poder mantener el fuego del grupo

El salvado esta semana en Supervivientes, la dura encrucijada y una recompensa sin premio

Expulsado en Supervivientes en la Gala 8

Isabel y Omar rechazaron la pizza como buenos supervivientes para poder llevar leña y mantener el fuego durante toda la semana
Isabel y Omar rechazaron la pizza como buenos supervivientes para poder llevar leña y mantener el fuego durante toda la semana
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Supervivientes 2019 es un reality en el que los concursantes muchas veces tienen que elegir entre quedar bien con el grupo o con uno mismo, lo cual, va configurando su imagen ante la audiencia del programa, que es finalmente la que determina quién se queda y quién se va. Semanas atrás, Isabel Pantoja estuvo en el ojo del huracán por comerse a escondidas una lata de chóped de origen desconocido. De hecho, Colate acusó a la cantante de haber cogido algo que pertenecía a todo el grupo. Aquella historia se quedó un poco en el aire sin saber exactamente de donde salió aquel chóped que se comió la Pantoja, la dejaba en entredicho. A raiz de aquello, la audiencia dejó de salvar en la gala del martes a la tonadillera, después de haberla salvado en dos ocasiones.

En el programa de anoche, Isabel se pudo resarcir delante de su grupo, haciendo gala de su liderazgo y de solidaridad. La historia comienza con Isabel y Omar señalados como los peores supervivientes de su grupo. Así que les llevaron a Playa Uva y les pusieron en una delicada encrucijada: hacer acopio de leña para que su grupo disponga de fuego durante toda la semana o engullir una deliciosa pizza entre los dos, a cara de perro.

Isabel Pantoja y Omar Montes rechazaron la pizza como buenos supervivientes

«Pizza, pizza, pizza,...», repetía una y otra vez el rapero madrileño. Al mismo tiempo, la Pantoja decía justo lo contrario: «leña, leña, leña». Era como en una escena de dibujos animados en la que el buen superviviente abogaba por el bien común del grupo y el malo quería aliviar su hambruna allí y ahora, sin pensar en los demás y en lo suponía aquella decisión.

Omar quería comer a toda costa pero Isabel puso la voz de la cordura: «La pizza significa comer ahora pero la leña nos da de comer toda la semana, piénsalo», le dijo la tonadillera. Finalmente eligieron cargar la leña. Ambos se pusieron manos a la obra y llenaron la barca de troncos para volver a su playa con un buen cargamento de leña. Cuando llegaron a Cayo Paloma, los «peores supervivientes» presumieron delante de todo su grupo de su decisión solidaria con el grupo.

El castigo de la organización

Por otra parte, la organización del programa castigó a los ganadores de la prueba de recompensa por desobedecer las órdenes de Lara Álvarez. Tras acabar la prueba, los concursantes se metieron en el mar totalmente embarrados y no aguantaron el tipo junto a Lara Álvarez para recibir su premio. Los ganadores de la prueba, que habían sido Fabio, Dakota, Violeta, Mahi y Otto se quedaron completamente hundidos.