FIESTAS

Numerosos vecinos participaron en la procesión del Corpus Christi de Gines

La Hermandad Sacramental celebró por primera vez un concurso de Exorno de Altares y Balcones con motivo de esta festividad

Actualizado:

Numerosos vecinos no quisieron perderse una de las citas más importantes del calendario ginense: el Corpus Christi. Una festividad que se celebró el jueves 19 de junio y en la que las calles del municipio lucieron como nunca especialmente adornadas para la ocasión.

El cortejo, que es año contaba con numerosas novedades, hizo su salida pasadas las nueve de la mañana desde la Parroquia de Nuestra Señora de Belén, en una comitiva organizada por la Hermandad Sacramental.

Abría la procesión la Cruz Parroquial, a la que seguían representantes de los diferentes grupos jóvenes de las hermandades locales. Un buen número de niños vestidos de Comunión también integraban el cortejo, que continuaba con las representaciones de las distintas hermandades y realidades de la Parroquia, así como varios miembros de la Corporación Municipal, entre ellos el alcalde, Manuel Camino.

El párroco, Manuel Talavera, fue el encargado de portar la Custodia, siendo acompañado en todo momento por el Vicario Parroquial, Alberto Talavera.

Concurso de altares

La Hermandad Sacramental con la colaboración del Ayuntamiento y la Parroquia organizaban por primera vez el concurso de balcones y exornos.

El ganador en la categoría de altares fue el instalado por los vecinos en la Plaza de la Merced, mientras que el primer premio de balcones fue para el situado en la calle Alcalde José Antonio Cabrera, número 31. Además, todos los participantes en este concurso recibirán un obsequio el próximo domingo tras la misa de las doce en la Parroquia.

Cabe destacar también los altares de las distintas hermandades locales, como el de la Hermandad del Rosario, situado en la Ermita de Santa Rosalía y en el que podía verse una imagen de la Inmaculada y otra del Niño Jesús flanqueadas por dos pequeños ángeles turiferarios.

En el altar de la Hermandad Sacramental, situado en su Casa de Hermandad, podía verse una cuidada representación de la Sagrada Cena, momento de la instauración de la Eucaristía, una escena rematada por un dosel en el que podía verse también el frontal del paso de palio.

El de la Asociación San Ginés destacaba por la presencia del templete y las andas del Santo, una composición rematada en su interior por una representación de la Custodia.

Por su parte, la Hermandad del Rocío preparó para la ocasión un altar con la Carreta del Simpecado con una Custodia en su interior y la imagen del Pastorcito Divino.

En el tramo final del recorrido, la comitiva llegó al altar instalado por el Ayuntamiento, que este año incluía una llamativa representación del Sagrario junto al que podían verse los atributos del pan y la vid, y un completo exorno floral.

En torno a las once menos cuarto de la mañana, la procesión concluía su recorrido con la entrada en la Parroquia de Nuestra Señora de Belén, donde tuvo lugar a continuación la Sagrada Eucaristía.