Un miembro de AESLEME narra su experiencia tras el accidente
Un miembro de AESLEME narra su experiencia tras el accidente - l. m.
Dos Hermanas

«La cara de la víctima de un accidente y las de sus familiares nunca se olvidan»

Testimonios reales de accidentes de tráfico buscan concienciar a los jóvenes de la prevención al volante

Actualizado:

El teatro municipal Juan Rodríguez Romero de Dos Hermanas acogió este pasado miércoles, día 15, una jornada sobre prevención de seguridad vial, desarrollada dentro del programa municipal Dos Hermanas Divertida del Ayuntamiento nazareno en colaboración con AESLEME, la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal. La actividad, denominada como «Road Show», ha estado dirigida a jóvenes estudiantes de 4º de ESO, Bachillerato, ciclos formativos, cursos de PCPI e integrantes del proyecto municipal Progresos.

En concreto, la cita se desarrolló, por un lado, con la proyección de vídeos con imágenes de accidentes, rescates por parte de los servicios de emergencias e imprudencias de los conductores en la carretera para que los estudiantes tomaran conciencia de la peligrosidad de ciertas conductas, mientras que la segunda parte de la jornada estuvo centrada en los propios testimonios reales que ofrecieron los miembros de la Policía Local y Bomberos, así como técnicos sanitarios de Emergencias 061, médicos y afectados con lesiones graves por colisiones de tráfico.

«No penséis que los accidentes con fallecidos son solo en carretera, también en Dos Hermanas hay muertes, únicamente hace falta una imprudencia», aseguró el policía durante su intervención en este acto para contar un episodio de su propia experiencia personal, cuando tuvo que acudir a un accidente que acababa de producirse en una rotonda próxima a la discoteca B3 de la ciudad nazarena, en la que resultó fallecido el conductor del vehículo siniestrado. «Tanto la cara de la víctima como las de sus familiares nunca se olvidan», reconoció, «con esto pretendemos que reflexionéis, para que cuando salgáis utilicéis el transporte público o cojáis un taxi, es vuestra voluntad, depende de vosotros».

En este mismo sentido, se expresó Fernando, un bombero que lleva cinco años trabajando en Dos Hermanas y que aprovechó su intervención para mostrar la dificultad, en ocasiones, que supone rescatar a las víctimas de un accidente que han quedado atrapadas entre el amasijo de hierros en que se convierte el vehículo. «Lo que más impacta son las cosas que oyes, personas gritando o preguntando por los otros que iban en el coche», explicó, «tienes que tranquilizarles, a veces, se agarran a ti, como agarrándose a la vida».

El objetivo, precisamente, de estos duros testimonios reales que pudieron escucharse en el teatro municipal durante la mañana de este miércoles no fue otro que el de concienciar a los jóvenes de la peligrosidad de ponerse al frente del volante bajo los efectos del alcohol y las drogas. «La muerte o el cambio de vida os acompaña continuamente, sois ustedes los que decidís», subrayó en esta misma línea David, un técnico de Emergencias 061.

Las charlas se cerraron con la intervención de un miembro de AESLEME, postrado en una silla de ruedas desde que hace cinco años el coche en el que viajaba se salió de la vía y colisionó contra un muro. «Estuve un mes en coma, hasta que un día recuperé la conciencia y me vi en la cama de un hospital», recordó, «le intentaba pedir perdón a mi madre… pero ni siquiera podía, estaba lleno de tubos por todos lados».

Esta jornada «Road Show» se complementará ahora con las actividades que el alumnado desarrollará en los centros escolares para analizar y ahondar en la prevención de la seguridad vial.