Marisol, en una de sus actuaciones con sus cuatro muñecos
Marisol, en una de sus actuaciones con sus cuatro muñecos - abc
Dos Hermanas

Muere la ventrílocua «Marisol y sus muñecos»

La artista ha fallecido a los 53 años en Montequinto, tras un tiempo luchando contra el cáncer

Actualizado:

El mundo del espectáculo y del humor está durante estos días de luto por la muerte de María Soledad Francisco, conocida popularmente como «Marisol y sus muñecos», una destacada ventrílocua que se hizo famosa gracias a sus actuaciones con hasta cuatro muñecos a la vez, Elenita, Rafaelillo, Rocío y Silvestre, a los que ponía voces de forma magistral. La artista falleció el pasado 5 de mayo, a los 53 años de edad, después de casi cuatro años luchando contra un cáncer.

Marisol nació el 6 de diciembre de 1961 en Madrid, en la calle Alcalá, pero llevaba casi 22 años viviendo en el barrio de Montequinto, en Dos Hermanas, donde residía junto a su familia. De carácter alegre, tal y como la definen sus allegados más cercanos, durante toda su vida se dedicó a hacer reír a los demás a través de sus espectáculos en los que dejaba siempre buena muestra de sus dotes en el arte de la ventriloquia.

De hecho, Marisol empezó en este mundo siendo aún una niña, alentada precisamente por el ambiente familiar en el que se crio. Su padre, Benjamín Francisco –también residente en Montequinto-, es el reconocido mago e ilusionista «Profesor Francis», por lo que era inevitable que viviendo en este mundo de magia, ilusión e humor, Marisol fuera tejiéndose un futuro hilado al amparo de sus voces.

Con 15 años ganó el primer premio de ventriloquia juvenil del VIII Congreso Mágico Nacional y en 1980 logró alzarse también como la mejor ventrílocua de España. En 1984 se casó con Luis Florido y se trasladó a la capital hispalense, donde residieron durante unos años en la sevillana calle Arroyo, para posteriormente mudarse a Montequinto, barrio en el que el matrimonio se instaló definitivamente y donde crecieron sus dos hijos, Mario, de 25 años, y Marisol, de 22.

Vitalista y amante de su trabajo, su familia recuerda de ella su espíritu alegre y sus ganas de «compartir con todo el mundo». «En cuanto se recuperaba de las sesiones de quimioterapia, llamaba a los amigos para estar con ellos», cuentan sus allegados. Durante la década de los ochenta y noventa, Marisol participó en programas de Televisión Española como «Aplauso» o «Cajón Desastre», presentado por Miriam Díaz Aroca. Concursó también en el programa televisivo de Antena 3 «Sonrisas ‘95» y en 1997 ganó el primer premio en el Festival de Humor de Andalucía.

A partir del año 2000, Marisol creó dos obras de teatro para el público infantil con las que recorrió toda España y continuó participando en diversos proyectos y programas de televisión. Seis años más tarde montaría su propio negocio, un café-teatro con karaoke y espectáculos, proyecto que supondría una nueva etapa en la trayectoria profesional de esta madrileña, oriunda de Tomelloso, en Ciudad Real, lugar donde nació su padre y en el que ella pasó unos años.

De sus últimos trabajos, destaca la publicación en 2009 de «El libro serio del humor», junto a otros tantos humoristas destacados del panorama nacional, así como su participación en 2011 en el programa «Tú sí que vales» de Telecinco, donde volvió a demostrar su capacidad para hacer reír, labor a la que dedicó toda una vida.