Jesús de Jiménez trabajando en el taller de guitarras que tiene en Osuna
Jesús de Jiménez trabajando en el taller de guitarras que tiene en Osuna - fernando bocio rodríguez
osuna

El último guitarrero de la Sierra Sur de Sevilla

Jesús de Jiménez aprendió el oficio de hacer guitarras de su abuelo «El Lele de Osuna»

Actualizado:

Jesús de Jiménez (Osuna,1973) es actualmente uno de los pocos guitarreros que existen en la Sierra Sur. Un bonito, y a la vez, arduo trabajo que hoy se muestra como una de las pocas labores artesanales que continúan realizándose gracias a la transmisión de información de abuelos a hijos, nietos.

Tal y como es el caso de Jesús que, desde muy pequeño, quiso embriagarse del mundo de la guitarra: «Recuerdo cómo a temprana edad comenzó mi afición al toque y a la construcción de guitarras. Desde luego, tenía conmigo el mejor regalo que cualquier amante de este mundo pudiera imaginar:mi abuelo, más conocido por todos como «El Lele de Osuna», que fue quien me transmitió todos los conocimientos necesarios para continuar con su legado: el amor y la pasión por este instrumento, tanto a la hora de tocarla como de construirla»,comenta.

Un camino nada fácil fue el que inició este ursaonés: «No ha sido tarea baladí llegar hasta aquí, no olvido las largas horas en el taller e incluso, en más de una ocasión, he llegado a sentir miedo al recordar las dificultades por las que he tenido que atravesar».

Apesar de alternar su oficio como guitarrero con el de la hostelería, como trabajo eventual, Jesús posee otro local en la vecina localidad de Gilena y, además, recientemente, ha tenido la suerte de abrir uno nuevo en la capital sevillana con el fin de dar mayor cobertura a sus clientes, tanto españoles como extranjeros, quienes encargan tanto guitarras flamencas como clásicas: «Ambas de igual valor artístico para mí, pero, debo admitir que una guitarra de palo santo con un timbre flamenco es la que más me atrae, aunque el cariño que le pongo a todas y cada una de ellas, es el mismo», afirma a ABC Provincia.

Grandes ideas como la de transmitir, a través de los conservatorios de música, nociones sobre cómo fabricar un instrumento o crear un nuevo modelo de guitarra con rasgos muy concretos de timbre o pulsación, son algunos de los proyectos que este ursaonés quiere poner en marcha trabajando en lo que más le gusta y apasiona.