Cursos de verano

Una herramienta para superar la falta de empatía

Una experta afirma que el coaching mejora el rendimiento personal por la inteligencia emocional

Actualizado:

Casos prácticos de aplicación del coaching: controlar los nervios antes de una exposición en público o mantener a raya el enfado con alguien con quien hemos de trabajar. Son dos ejemplos desarrollados sobre la utilidad de la herramienta del coaching por la experta en la materia Gema Sancho en los cursos de verano de la Pablo de Olavide en Carmona.

Sancho considera que el coaching puede ayudar a mejorar el rendimiento personal en todos los aspectos, ya que en numerosas ocasiones está condicionado por las emociones. A su juicio, ser emocionalmente inteligente o, lo que es lo mismo, «saber reconocer nuestras propias emociones y las de los demás y regularlas adecuadamente», ayuda a mejorar el desempeño de situaciones cotidianas, por lo que defiende que el coaching «mejora el autoconocimiento emocional» y «hace descubrir nuevas perspectivas al ponernos en el lugar de otra persona y gestionar las emociones de la mejor manera».

En conclusión se trata de «ser más conscientes de nosotros mismos» de forma que podamos mejorar las relaciones a nivel familiar, laboral o social, afirma esta experta.

En la sociedad actual, Gema Sancho, encuentra una falta de identificación de las emociones, una situación que complica la comunicación con los otros. «No existe una verdadera escucha», ya que se atiende solo a lo que dice la otra persona y no a sus emociones, explica esta experta. A su juicio esta situación se produce debido a que «estamos muy centrados en nosotros mismos y no somos capaces de ponernos en el lugar de los demás».

Para finalizar, la coach Gema Sancho expone que la función del profesional con su cliente es «provocar procesos de reflexión acerca de sí mismo, de sus emociones, sus interpretaciones, sus creencias, sus expectativas, sus comportamientos». No obstante, añade no se trata de la solución para todos los casos, pues en determinadas situaciones se requiere la intervención de otros especialistas ya sea un psicólogo, un consultor, un asesor o un formador.