Federico Moros, con una muestra de su jabón artesano
Federico Moros, con una muestra de su jabón artesano - d.c.
pilas

Crea un nuevo jabón sin colorantes ni química con aceite de oliva virgen

Federico Moros dice que es lo más parecido al jabón del Imperio Romano y que pretende exportarlo por todo el mundo

daniel cuéllar
Actualizado:

La localidad de Pilas es uno de los núcleos del Aljarafe donde todavía se conserva la tradición de los oficios y la figura del artesano. Desde hace un año, a la tradición, se le suma un nuevo producto totalmente autóctono: el jabón artesanal de aceite de oliva virgen «Limpito», un hidratante natural, que es además, regenerador y reparador antiedad.

En los archivos de Indias del Marquesado de Tarifa consta que las primeras partidas de jabón que salieron de la Península para América, fueron precisamente de la almazara de Pilas. Más de cinco siglos después, un joven emprendedor con raíces venezolanas afincado en la localidad desde hace más de una década ha tomado la iniciativa de fabricar un jabón a la antigua usanza, respetando las propiedades de antaño, y ha creado «Limpito».

Federico Eduardo Moros Callejas lleva toda su vida viendo cómo su familia fabrica de forma artesana el jabón, con una fórmula que se extiende a lo largo de las generaciones. «Esta iniciativa surge porque en todo momento de crisis la inteligencia y la agudeza empresarial trabajan al límite para buscar un trabajo digno», comenta el emprendedor a ABC Provincia.

La idea de fabricar jabón nace en la mente de Federico al percatarse de la materia prima que abunda en el pueblo. «Estamos rodeados de olivos, de hecho, mis amigos tienen campos de olivos, además de que existe en el pueblo una cooperativa donde se recibe la mercancía de los pueblos de alrededor. Viendo el entorno y las necesidades de todo lo que se puede desarrollar, me baso en crear un producto de máxima calidad, al que le rodea una filosofía con una visión muy global y social», cuenta el artesano.

Federico Moros ha cambiado su enfoque empresarial, de tal forma que se pueda desarrollar una iniciativa, basándose en el aceite de oliva de los olivares, y además, dignificando a todas las personas que trabajan en el campo con ayuda de las redes sociales.

«El aceite que tenemos es de máxima calidad, pese a no ser conocido fuera de la provincia de Sevilla, dado que no ha tenido esa oportunidad de publicitarlo, y es ahora con este jabón auténtico y tradicional con el que se le da una mayor visibilidad al producto», cuenta Moros.

Sin colorantes ni química

Dentro del proceso de la elaboración del jabón se ha primado que «sea puro, con unas materias primas puras, sin colorantes, sin fragancia, ni químico alguno», comenta. Se trata de «crear el jabón auténtico de la época romana, que se siguió desarrollando a través de los Reyes Católicos y que perdura hasta el día de hoy», dice este artesano del jabón.

Esta idea innovadora, dadas las dificultades que hay hoy en día para encontrar un trabajo digno, supone para Federico Moros la creación de su propio empleo, enfocando su negocio a un sentimiento colectivo y social, en el que involucra a todas las personas que participan en el proceso, desde el agricultor o las personas de la cooperativa hasta la figura del artesano.

El proyecto lleva planificándose más de 5 años. Actualmente, Federico pretende abrir un laboratorio cosmético donde se puedan elaborar estos productos naturales artesanales a la manera antigua, llevando todos los controles de calidad que exige la Unión Europea para poder exportar este producto.

«Pese a este gran paso que llevaré a cabo durante los próximos meses, el proceso seguirá realizándose de una manera limitada, porque no se trata de llevar esto a la fabricación en serie, sino conservar lo artesanal, un jabón para humanos hecho por humanos», comenta Federico a ABC Provincia.

La ubicación de este laboratorio será en un entorno que acompañe la filosofía de «Limpito» y para ello se está llevando a cabo la rehabilitación de un edificio histórico del pueblo, «con idea de que el día de mañana se puedan realizar visitas para explicar cómo es el proceso de elaboración de este jabón, y que el lugar sea un icono para que todo el turismo de la provincia, y también de Andalucía, pueda disfrutar de algo auténtico y artesanal», cuenta el artesano.