Las obras de la carretera A-392 dieron comienzo hace ocho años
Las obras de la carretera A-392 dieron comienzo hace ocho años - A.M.

El desdoble de la carretera entre Alcalá y Dos Hermanas sigue sumando retrasos

Hace un año dijo que la obra acabaría este mes; ahora que lo hará en febrero

Alberto Mallado
Alcalá de GuadaíraActualizado:

Las obras de la carretera A-392 entre Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas estarán finalizadas en febrero de 2019. Esto es, ocho años después de que comenzarán y ocho meses más tarde de la última fecha anunciada por la Junta para terminar una infraestructura que se ha convertido en una demanda social y un ejemplo negativo de dilación en la capacidad ejecutiva de la administración andaluza.

La nueva fecha ha sido «garantizada» por el consejero de Fomento de la Junta, Felipe López, en el Parlamento Andaluz. Lo ha hecho a pregunta del portavoz del PP, Juan Bueno, quien pedía una fecha para la finalización e inquiría sobre otros dos aspectos del proyecto que han sido objeto de polémica: la ejecución de un carril bici en paralelo a la carretera y la conexión con los núcleos urbanos de Alcalá y Dos Hermanas.

El consejero respondió alargando ocho meses más el final de las obras respecto a la fecha que él mismo dio hace un año y que era precisamente este mes de junio. Pero además indicó el grado de ejecución del proyecto, que está al 54 por ciento. La cifra supone que para cumplir con la nueva promesa sería necesario hacer en ocho meses lo mismo que se ha ejecutado en ocho años.

Felipe López aportó también un motivo para el retraso. Según dijo cuando se retomaron las obras en junio de 2016 tras su paralización fue necesario realizar una modificación del proyecto debido a la existencia de servicios afectados de Endesa y de distribución de agua. Esa modificación finalizó en febrero, lo que explica la «paralización» de la obra que denunciaron tanto el PP como las asociaciones de empresarios de Alcalá (FICA) y Dos Hermanas (TIXE).

Actualmente los trabajos se centran en el enlace de la carretera con la autovía Sevilla-Utrera (A-376). Es el punto más complejo de la actuación y prevé la construcción de una glorieta elevada con dos pasos superiores sobre la autovía y cuatro ramales e conexión.

Esto ha supuesto un corte de tráfico que impide el acceso directo a la autovía y obliga a realizar un recorrido alternativo de dos kilómetros en sentido contrario para enlazar con la A-376. Este corte se mantendrá hasta final de las obras y supone graves molestias para los vecinos de varias urbanizaciones cercanas, así como para un hostal y un hacienda que acoge bodas y celebraciones.

El consejero se refirió también al proyecto de carril bici. Estaba en el proyecto inicial, luego desapareció al retomarse las obras y tras la presión de diversos colectivos, la Junta se ha comprometido a llevarlo a cabo, si bien no lo hará en paralelo a la obra de la carretera, sino una vez que esta finalice. Actualmente, el proyecto con un presupuesto de 3,5 millones de euros, está en fase de ejecución.