Los trabajos de limpieza en el río Guadaira y en el arroyo del Cuerno han finalizado para evitar su desbordamiento
Los trabajos de limpieza en el río Guadaira y en el arroyo del Cuerno han finalizado para evitar su desbordamiento - ABC
Medio Ambiente

Finalizan los trabajos de limpieza en el río Guadaira y en el arroyo del Cuerno para evitar su desbordamiento

Con un presupuesto superior a los 40.000 euros, además de limpiar el cauce se han realizado desbroces selectivos, cortafuegos y tareas de acondicionamiento

Alcalá de Guadaíra Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, ha visitado este pasado viernes los trabajos de limpieza y acondicionamiento que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha desarrollado en el tramo del río Guadaira que transcurre junto a la urbanización de La Ramira y en el arroyo del Cuerno, a su paso por el Cordel del Alcoba o Cabriza.

Esta actuación se enmarca en el Plan de limpieza de cauces y arroyos impulsado por este organismo, que cuenta con una inversión de 5,2 millones de euros y del que se benefician 50 municipios de la provincia, según ha informado la Subdelegación en una nota de prensa.

Durante la vista, en la que ha estado acompañado por el comisario adjunto de Aguas de la CHG, Juan Lluch; el alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez Domínguez; y los responsables del Grupo Tragsa, la empresa que ejecuta las obras, el subdelegado ha destacado la importancia de acometer estas actuaciones de carácter preventivo para evitar los desbordamientos y las inundaciones, que en años anteriores han ocasionado «importantes daños en muchos municipios de la provincia».

Según Toscano, con estos trabajos la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir da respuesta a una preocupación planteada por los alcaldes de distintos municipios en diversas reuniones y ofrecen una solución a los desbordamientos, por lo que ha agradecido la disponibilidad del Ministerio para la Transición Ecológica y de la Confederación para realizar las actuaciones necesarias en los municipios afectados, que actualmente se encuentran completadas en un 50 por ciento de los tajos.

Por su parte, el comisario adjunto de Aguas de la CHG ha expresado su satisfacción por los intensos trabajos desarrollados para finalizar la actuación antes de la llegada de la temporada de lluvias.

El alcalde de Morón ha agradecido el compromiso del Gobierno y la celeridad a la hora de dar una respuesta que repercute en la seguridad de los ciudadanos. Juan Manuel Rodríguez ha explicado que se ha actuado «con agilidad» en puntos peligrosos y vulnerables, algunos cercanos a urbanizaciones, para evitar el desbordamiento con las lluvias torrenciales y los daños de años anteriores.

Actuaciones

Los trabajos de limpieza y acondicionamiento del tramo del río Guadaira que transcurre junto a la urbanización de La Ramira han consistido en la ejecución de un cortafuego de 1.500 metros de longitud y con anchura variable desde las viviendas próximas al cauce hasta el borde del talud.

El cortafuego conlleva el desbroce manual selectivo para la protección de las edificaciones existentes. En todo momento, se actúa respetando las especies arbustivas protegidas tipo palmitos y la arboleda existente del tipo acebuche y encina.

Por otra parte, el cauce del Arroyo del Cuerno estaba invadido por arrastres y por cañas en una longitud total de 1.330 metros lineales, con densidades de cobertura muy altas, reduciendo la sección del arroyo y su pendiente hidráulica. Las actuaciones para evitar el desbordamiento han tratado de corregir esta situación, con dos áreas de intervención.

En el primer tramo, de 558 metros lineales, la excesiva acumulación de material en el arroyo provocó una reducción importante de la sección del cauce, el desbordamiento e inundación de caminos y fincas conlintantes y pérdida de cultivos en la zona. Las tareas de acondicionamiento han consistido en la limpieza del cauce y la recuperación de la rasante hidráulica y los taludes adecuados.

El mal estado en que se encuentra el segundo tramo, de 772 metros lineales (aguas abajo del anterior tramo), está motivado por los arrastres del tramo I (tramo anterior), que ha llegado a colmatar de tierra y lodos este tramo II. Su sección está considerablemente reducida. Todo ello, ha provocado inundaciones en las demás fincas aguas abajo.

Con las actuaciones, se ha recuperado la sección primitiva del cauce de este segundo tramo. Para ello, se ha procedido a la excavación del material acumulado, la retirada de cañas y arrastres y al perfilado de taludes del mismo.