Obras realizadas en el mirador del edificio patrimonial
Obras realizadas en el mirador del edificio patrimonial - ABC
Urbanismo

Los okupas de un edificio patrimonial hacen obras en él para adaptarlo a sus necesidades

En el histórico inmueble de Villa San José han cegado arcadas y colocado una puerta para controlar el acceso

Alcalá de GuadaíraActualizado:

El edificio de Villa Esperanza es una hermosa construcción de estilo regionalista situada en la cuesta de Santa María en Alcalá. Junto al Castillo, tiene hermosas vistas sobre el río y el pinar de Oromana, jardín y mirador. Un buen lugar para vivir debieron pensar los ocupas que residen en él que no obstante lo han adaptado a sus gustos y usos con importantes construcciones.

Que sea una ocupación ilegal, de un edificio catalogado y protegido por su interés patrimonial y de propiedad municipal no ha impedido que hayan emprendido un programa de obras de albañilería, que llegan a tapar arcos, crear una balconada o colocar una puerta para controlar el acceso al edificio.

En la parte del mirador han cegado uno de los arcos y parte de los demás con una notable labor. Lo que era una arcada abierta a las vistas, es ahora un espacio cerrado. Lo último ha sido tapiar un vano y colocarle una puerta.

Todo ello sin demasiado pudor ya que la nueva construcción se aprecia desde fuera y sin que nadie le ponga impedimento. Los vecinos de la Plataforma por la Recuperación del Centro Histórico lo han denunciado en varias ocasiones. La Policía Local acudió a petición de ellos en una ocasión y comprobó las construcciones realizadas, pero después de eso y tras un parón han vuelto a continuar las obras.

Villa Esperanza es una de las casas de recreo construidas por la burguesía sevillana en la ciudad a principios del siglo. Entre sus usos posteriores estuvo el de guardería municipal, pero desde hace años está abandonada. Aparece de forma recurrente en los proyectos municipales como dotación vinculada al turismo y la cultura, pero ninguno llega a tomar forma.

No el único caso de flagrante dejación en cuanto a la regulación urbanística en esta misma calle, en pleno corazón histórico de la ciudad. Justo al lado está la Casa Ybarra también propiedad del Ayuntamiento que la compró a un particular que vivía en ella tras restaurarla y que tenía enfrente un hermoso jardín mirador. Lo que fuera un hermoso jardín ha quedado arrasado y en lugar de vegetación lo que ha crecido es una planta de una vivienda aledaña situada más abajo. Tanto que sus muros tapan la visión que se tenía desde este espacio.