Abierta la ciclosenda de 400 metros que conecta Mairena Sur con el entorno de Porzuna
Abierta la ciclosenda de 400 metros que conecta Mairena Sur con el entorno de Porzuna - ABC
Mairena del Aljarafe

Abierta la ciclosenda de 400 metros que conecta Mairena Sur con el entorno de Porzuna

La nueva infraestructura cuenta acerado reservado para peatones de 1,8 metros y carril bici de 2,5 metros de ancho

Mairena del AljarafeActualizado:

Los vecinos de Mairena ya pueden pasar del entorno de Porzuna al de Mairena Sur (y viceversa) de manera segura, andando o en bici, después de que se haya abierto recientemente la ciclosenda, hecho que dependía de la finalización de los trabajos en el entorno que correspondían a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Así, la ciclosenda conecta ya con acerado y carril bici la zona conocida como Mairena Sur, a través de la urbanización El Almendral, con el entorno de Porzuna y de Los Alcores en el que también se ubican los colegios Las Marismas y El Olivo.

De esta forma, la ciclosenda «da respuesta a las necesidades de los vecinos de una mejor movilidad entre las diferentes zonas del sur de la localidad, con lo que seguimos solucionando los problemas de aislamiento que pudieran sufrir algunas familias», según ha defendido la delegada de Ordenación del Territorio, Otilia Padial, durante una visita a la zona.

Todo esto, eso sí, ha sido posible después de que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir haya terminado de actuar en la zona cercana a la ciclosenda. Y es que esta entidad, perteneciente al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, sigue ejecutando la recuperación del arroyo Porzuna.

La ciclosenda recorre en paralelo la carretera provincial San Juan-Palomares (SE-3304) desde la avenida de la Naturaleza hasta la rotonda de Porzuna. De casi 400 metros de longitud, la nueva infraestructura cuenta acerado reservado para peatones de 1,80 metros y carril bici de 2,5 metros de ancho.

Por otra parte, el mantenimiento del desnivel del talud, además, ha servido para mantener la protección a los abejarucos. Y es que estos pájaros volvieron en primavera y permanecieron durante un mes más que el año pasado, marchándose a finales de agosto o principios de septiembre. Esta permanencia parece indicar que llegaron incluso a completar la cría de nuevas aves.