Protesta de los agentes de la Policía Local de Coria del Río
Protesta de los agentes de la Policía Local de Coria del Río - ABC
Tribunales

Agentes de la Policía Local de Coria del Río llevan al Ayuntamiento a los juzgados por la vía penal

Los agentes opinan que el Consistorio ha podido cometer delitos de prevaricación, usurpación y acoso laboral

Coria del RíoActualizado:

Más de la mitad de la plantilla en activo de la Policía Local de Coria del Río ha denunciado por la vía penal al Ayuntamiento ribereño al entender que el Consistorio ha podido cometer delitos de prevaricación, usurpación y acoso laboral.

Así se ha manifestado uno de sus representantes sindicales que ostenta el cargo de delegado de Personal de la Policía Local y Secretario de la Junta de Personal del Ayuntamiento coriano, quien no ha dudado en señalar la falta de medios materiales y humanos para atender a los ciudadanos.

Las continuas demandas al equipo de Gobierno que preside Modesto González (PA) sobre errores en las nóminas y la falta de solución y el aumento de horas extras para cubrir los turnos por falta de efectivos, han sido el punto de partida de una relación que el propio Funcionario ha calificado de «insufrible».

«Nos dimos cuenta de que nos pagaban las horas extra en detrimento del complemento específico. Pedimos la corrección y, finalmente, desde el propio Ayuntamiento se nos dijo que denunciásemos la situación».

Y ahí, comenzó «nuestro martirio. Acoso, vulneración de derechos, etc... Ya hemos ganado dos juicios», subraya el funcionario. «Hay 53 plazas de Policía Local (entre agentes y mandos), pero solo hay ocupadas 27, sin contar aquellos que se van jubilando y que no se cubren».

Según comenta, «se ha reducido de 6 a 1 los oficiales o mandos intermedios y a un tercio la plantilla de policías, situación que va empeorando por momentos como consecuencia de la caducidad de las Ofertas de Empleo Público por parte del consistorio».

A lo anterior hay que añadir que cada día se les retira a esta plantilla, muy mermada de efectivos, medios materiales que impiden sus labores propias del cuerpo, no pudiendo actuar como procede. Cuestión esta última que se ha comunicado a los responsables, haciendo «caso omiso y continuando con la misma actitud».