Visitantes en una de las dos carpas que se instalan en el evento de Gines
Visitantes en una de las dos carpas que se instalan en el evento de Gines - ABC
IRREGULARIDADES

El alcalde de Gines, el socialista Romualdo Garrido, adjudicaba «verbalmente» las carpas en su despacho

Un concejal del PSOE afirmó en un pleno municipal en 2016 que el evento se había convertido en «un caballo desbocado»

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La onda expansiva de la investigación penal que lleva a cabo desde 2017 el juez José Ignacio Vilaplana alcanza a dos empresarios contratados «verbalmente» por el Ayuntamiento de Gines para montar «Una Pará en Ginés», un evento que organizó durante diez años sin regulación legal. Completan la lista de ocho imputados Miguel Ángel Rodríguez García, administrador de las entidades Globalia Gestión y Desarrollo S.L. y de Eventali, y Francisco Antonio Ortega Llano, dueño de las mercantiles Instalaciones Hípicas El Molino S.L. y Tono Servicios Integrales S.L.

Ambos habrían dejado de abonar los correspondientes tributos locales, «además de lucrarse con la explotación económica de las instalaciones», destaca el auto judicial. Rodríguez García fue el encargado de instalar dos grandes carpas metálicas de 500 y 800 metros cuadrados en terrenos municipales y de explotar durante diez años los 50 ó 60 expositores (a 350 euros por stand comercial).

Tales instalaciones habrían sido utilizadas de facto por sus empresas «sin previo expediente administrativo ni título jurídico que los legitime o habilite» y «sin proyecto ni informes o certificaciones técnicas de seguridad», con «el consiguiente peligro para los usuarios», alerta la Guardia Civil. Habría dejado de abonar 74.880 euros en tasas durante ocho años.

El Ayuntamiento de Gines no empezó a regular «La Pará» hasta 2016, tras una moción del grupo Imagines

En su declaración policial, el empresario confesó a los agentes que prestó el servicio sin firmar contrato alguno hasta 2013, amparado en un encargo «verbal» del alcalde, Romualdo Garrido (PSOE), durante las reuniones mantenidas con él en su despacho desde que éste era concejal de Fiestas.

Para la Guardia Civil, este evento «de magnitudes importantes», que fue inaugurado por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en el año 2010, «se les ha ido de las manos a los sucesivos gobiernos municipales». El portavoz del PSOE, José Luis Mora Palomo, admitió en un pleno municipal en mayo de 2016 que «La Pará» se había vuelto «un caballo desbocado».

«Sin instrumento jurídico alguno», desde 2009 a 2015, el Ayuntamiento recurrió al empresario de Coria del Río Francisco Ortega para instalar los 200 boxes de los caballos y corraletas para la compraventa de ganado, a cambio de una contraprestación que era de 17.911 euros en 2015. Otra persona ajena al Consistorio ganaba dinero con el alquiler de las corraletas.

El Ayuntamiento empezó a regular «La Pará» en 2016 tras una moción presentada por el grupo Imagines que fue rechazada por el Pleno. Ese año, otra empresa creada «ad hoc» por Ortega recibe un contrato menor para este servicio, señala el juez.