Los bomberos del Aljarafe estuvieron once meses en huelga de celo
Los bomberos del Aljarafe estuvieron once meses en huelga de celo - ABC

Los bomberos del Aljarafe se quedan sin la ampliación de plantilla que desbloqueó la huelga de celo

Hacienda no autoriza la ampliación de gasto para este servicio que depende de la Mancomunidad

SEVILLAActualizado:

Compuestos y sin la ampliación de plantilla prometida. Así se han quedado los bomberos del Aljarafe al confirmarse que la Mancomunidad no va a sacar a concurso la siete plazas de bombero, una de jefe de servicio y una de jefe para el parque de Santiponce. Ese compromiso fue clave para que el pasado mes de febrero los bomberos desconvocaran la huelga de celo que mantuvieron once meses.

Los representantes de la plantilla de los parques de Mairena del Aljarafe y Santiponce se reunían este lunes con el presidente de la Mancomunidad, el alcalde de Sanlúcar la Mayor, Raúl Castilla (PSOE) en la que les trasladaron que no habrá aumento de efectivos. Cuando se firmó el acuerdo que puso fin a la protesta este invierno, los bomberos ya fueron advertidos de que ese incremento de personal estaba supeditado a la aprobación por parte del Ministerio de Hacienda, que vigila de cerca las cuentas de las administraciones en su plan por controlar y reducir el déficit público.

Este lunes, la Mancomunidad informaba a los trabajadores que la Dirección General de la Función Pública se oponía al aumento del gasto en el capítulo de personal dependiente del ente mancomunado. Lo que se traduce en cero incorporaciones a unos parques que arrastran desde hace años un déficit de personal, agravado por el aumento constante de la población del Aljarafe, sobre todo en las localidades que están ubicadas en el cinturón más próximo a la capital.

Un único bombero en comisión de servicio

La única incorporación que sí se ha autorizado es, a través de la fórmula de comisión de servicios, el traslado de un efectivo para la cobertura de un bombero que ya está fuera del servicio por una invalidez. Algo que está muy lejos del compromiso que adquirió la Mancomunidad con los trabajadores de su servicio contraincendios, que en febrero anunció que ampliaría los efectivos de los 47 actuales a los 66 en un periodo de tres años.

Esos números estaban lejos de los que reinvindicaban los bomberos, que reclamaban un incremento hasta alcanzar los 80 trabajadores, que es la cifra que ya se había acordado en una anterior negociación en 2007. Sin embargo, los trabajadores cedieron y desconvocaron la huelga de celo.

La protesta supuso un importante desgaste para los bomberos, ya que prescindieron de hacer horas extras, con la consiguiente pérdida económica, y se recortaron vacaciones y permisos para poder cubrir el servicio. Un precio que, por ahora, no están dispuestos a pagar de nuevo, señalan fuentes de la plantilla. En la asamblea celebrada este martes se ha acordado no regresar a la movilización en estos momentos, aunque advierten las citadas fuentes que el ambiente «está muy caldeado».