El cigarrero Javi Moya - ABC
La Puebla del Río

El cigarrero Javi Moya, tercer concursante de Sevilla en superar los asaltos de La Voz

El cantautor logró imponerse y permanecer una fase más como miembro del equipo de Antonio Orozco

F. Piñero
SevillaActualizado:

«¡Qué bueno es este tío!». Con las palabras premonitorias de Pablo López daba comienzo la segunda actuación del concursante de Sevilla Javi Moya en el talent musical La Voz, de Antena 3.

Moya, natural de La Puebla del Río defendió la canción «Mi marciana», de Alejandro Sanz, gestando una versión muy personal, guitarra en mano, y con su personal voz a ratos dulce, a ratos rasgada, en ese equilibrio entre lo melódico y lo aflamencado.

El tema es uno de los clásicos en el imaginario de La Voz, pues le valió la victoria al ganador de la segunda edición del programa, David Barrull. Moya, igualmente, se llevó la melodía a su terreno, al jugar con el tempo y los silencios.

En la fase que atraviesa actualmente el espacio televisivo, los equipos se dividen en tres tandas de cinco aspirantes, de los cuales sólo dos de ellos permanecen al final de cada gala, de cada «asalto». Javi Moya logró el favor de su coach, Antonio Orozco, que aseguró por tanto su presencia en la batalla final.

El cigarrero se convierte de esta manera en el tercer sevillano en llegar a la penúltima etapa de La Voz hasta el momento, tras la apuesta del propio Orozco por la sevillana Lorena Fernández y de Luis Fonsi por María Espinosa, natural de Lora del Río.

Los gestos de los siempre expresivos coaches («Me encanta», exclamó Paulina Rubio a mitad de la canción) reforzaron el interés general por el concursante, que ya dio que hablar en las audiciones a ciegas cuando interpretó «Contigo», de Joaquín Sabina provocando la pugna por él de los tres sillones masculinos de la edición.

Moya, de 38 años, es un habitual del circuito musical sevillano, tanto en su faceta de cantante (en pequeños locales y hasta como telonero de Rosario Flores, Juan Luis Guerra o Bertín Osborne) pero sobre todo en la de compositor. Pastora Soler o José María Ruiz, el ganador de La Voz Kids 2, cuentan con temas suyos en sus discos.

Además, es continuador de una saga familiar en lo que a música se refiere, no en vano es hijo de José Manuel Moya, uno de los históricos Los Romeros de la Puebla.

En la batalla final de La Voz, el aspirante tendrá que convencer de nuevo a Antonio Orozco para quedar entre sus dos elegidos de cara a la final. Para ello aún quedan varias galas pero, según lo visto ayer martes, también buenas perspectivas.