Jaume Vives durante una de las presentaciones del documental en Sevilla
Jaume Vives durante una de las presentaciones del documental en Sevilla - ABC

Los cristianos «Guardianes de la fe» en Iraq

El documental dirigido por Jaume Vives recoge testimonios de cristianos perseguidos por el Daesh.

Actualizado:

Desde que estallase el conflicto en Iraq con el Daesh hace más de tres años, 3.2 millones de víctimas de la guerra protagonizan, según ACNUR, una de las mayores situaciones de desplazamiento interno a nivel mundial. Perseguidas por el autoproclamado Estado Islámico, huyen de las ejecuciones a hombres y jóvenes de los extremistas y de los combates y bombardeos a ciudades como Mosul y Faluya.

El documental Guardianes de la Fe recoge los testimonios de los cristianos perseguidos y de quienes luchan contra el Daesh. Historias muy diferentes con un nexo en común: renunciaron a todo por su fe en Cristo.

«Es un documento duro, te deja abatido, pero muestra el ejemplo de ser cristiano. De la paz y la alegría de entregar la vida a Cristo pese a haberlo perdido todo», relata Jaume Vives, el periodista que ha dirigido esta pieza.

Vives se encuentra en Sevilla después de un suspiro de dos días en los que presentó el documental en el Colegio Marcelo Espínola, de Sanlúcar la Mayor, y en el Buen Pastor de Sevilla durante el día de ayer.

Quizás les suene su nombre por ese invento de Tabarnia que trae de cabeza a independentistas catalanes. Comenzó a aparecer en televisión tras un vídeo viral en su balcón y por ser portavoz de este Estado imaginario, pero esta es solo una anécdota en el perfil de este joven periodista barcelonés.

Vives es un joven con una fuerte fe cristiana, de esos que pocos quedan. «Parece que estamos en peligro de extinción, que esto ya no se lleva, pero, bah, también somos más de los que parecemos», comenta. En 2015 se desplazó a Iraq junto a seis jóvenes más para grabar el documental que estrenarían en febrero de 2017.

Desde entonces no se cansan de hacer proyecciones -que pueden solicitarse en su web- por toda España. también en México y hace unos meses, en Italia. El pasado verano lo llevaron a Iraq y no pudieron recibir mayor elogio: «parece que lo haya grabado alguien de aquí», le decían.

La proyección en Europa «no deja indiferente a nadie», cuya política de acogida, opina, «es de risa». «No obstante, lo que debe hacer Occidente por la dignidad de estos cristianos es dejar de armar a Oriente. Ellos lo que quieren es vivir en paz en su tierra».