El Cortijo de Cuarto se entrecuentra en terrenos municipales de Sevilla y Dos Hermanas
El Cortijo de Cuarto se entrecuentra en terrenos municipales de Sevilla y Dos Hermanas - ABC
Urbanismo

La Diputación vuelve a ofrecer los terrenos del Cortijo de Cuarto al Ayuntamiento de Sevilla, pero «no gratis»

En 2012 se planteaba la construcción de más de cinco mil viviendas, pero el estallido de la crisis abortó el plan urbanístico

ABC
SevillaActualizado:

El presidente de la Diputación de Sevilla, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos, ha invitado este martes a reanudar las gestiones institucionales para el desarrollo urbanístico de los terrenos de Cortijo de Cuarto, pertenecientes a la institución provincial.

El total de los terrenos suman más de 130 hectáreas, la mayor parte de ellas en el término municipal de la capital andaluza, después de que en 2012 se detuviesen bajo la premisa de que con la crisis en pleno auge, no era el momento para impulsar las 5.551 viviendas previstas en la zona y era mejor esperar a contar con máximas garantías para propiciar beneficio social y económico.

En rueda de prensa, Fernando Rodríguez Villalobos ha recordado que los terrenos de Cortijo de Cuarto, pertenecientes a la Diputación y divididos entre un sector principal en el sur del término municipal de Sevilla y otro de menores dimensiones en el de Dos Hermanas, constituyen «una importante bolsa de suelo residencial e industrial», a pesar de que en 2012, la institución provincial optaba por detener el desarrollo urbanístico de tales terrenos.

Y es que con la crisis haciendo estragos, las administraciones sometidas a criterios de austeridad y el mercado inmobiliario en claro declive, el entonces portavoz del Equipo de gobierno socialista de la Diputación, Manuel Domínguez, avisaba de que no era «el momento para llevar a cabo 5.551 viviendas» en tales terrenos, defendiendo que «lo más razonable» era esperar a contar con «todas las garantías y la máxima previsión de «beneficio económico y social».

«El deterioro de la situación económica y los malos datos macroeconómicos del sector de la construcción, así como el importante riesgo inmobiliario del país y el elevado 'stock' de viviendas, se combinan con las dificultades de acceso a la financiación de todos los que aspiran a ella, el precio de la vivienda y la vulnerabilidad de las familias, entre otros factores. Todos los datos nos llevan a concluir que no es el momento para llevar a cabo 5.551 viviendas», para activar la operación «en cuanto la coyuntura económica y financiera" fuese "más favorable».

Y mientras aproximadamente la mitad de las 5.551 viviendas cuya construcción admitiría la calificación de los terrenos de Cortijo de Cuarto contaría con algún grado de protección, este posicionamiento estuvo acompañado de la resolución, por mutuo acuerdo, del protocolo general firmado en 2005 entre la Diputación y la entonces Consejería de Obras Públicas y del posterior convenio urbanístico de ejecución suscrito en 2006 con la entonces Empresa Pública de Vivienda de Andalucía (EPSA), con relación a tales terrenos.

La rescisión de tales acuerdos supuso para la Diputación la devolución a EPSA de más de once millones de euros a cuenta de las partidas anticipadas por este organismo para el desarrollo urbanístico de los suelos en cuestión.

Ahora, el presidente de la Diputación de Sevilla ha expuesto que los mencionados terrenos de Cortijo de Cuarto están «a disposición de la ciudad» hispalense, señalando que la zona es actualmente un espacio «atractivo» como «importante bolsa de suelo residencial e industrial», pues no en vano en el cercano entorno de Palmas Altas avanza la construcción del centro comercial Lagoh y la Junta de Andalucía proyecta instalar en el campus tecnológico de Abengoa su nueva ciudad de la justicia, una vez la multinacional y la Universidad Loyola Andalucía muden sus sedes.

«Aquí están los suelos, pero no son gratuitos», ha enfatizado Villalobos, mirando hacia el Ayuntamiento hispalense y exponiendo que la Diputación pone «en venta» sus suelos de Cortijo de Cuarto para lo que la ciudad hispalense necesite en materia de terrenos y siempre merced a los designios del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006.

«Habrá buen entendimiento», ha finalizado con relación al Ayuntamiento hispalense, antes de precisar que si bien su institución tiene «músculo» económico y goza de salud financiera, destinará los ingresos de cualquier hipotética operación respecto a Cortijo de Cuarto a continuar sus políticas en favor de los municipios de la provincia.