Juicio contra el monitor acusado de abusos a menores
Juicio contra el monitor acusado de abusos a menores - ABC
Tribunales

La Fiscalía eleva a más de 90 años la petición de cárcel para el monitor deportivo acusado de abusos a menores

El joven cumpliría como máximo el triple de la pena máxima impuesta por alguno de los delitos por los que se le acusa, que en este caso sería once años por abuso sexual a un menor de 16 años

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla, tras varias sesiones, ha dejado visto para sentencia este martes el juicio contra R.B.B., un joven de unos 25 años acusado como presunto autor de varios delitos de abusos sexuales contra menores, de distintas edades, incluso menores de 16 años, así como de delitos de corrupción de menores. La última sesión ha estado marcada por el aumento en la petición de penas de la Fiscalía contra este varón, para que el inicialmente solicitaba 42 años y medio de cárcel, y ahora reclama 90 años y nueve meses de prisión.

El joven acusado, que trabajaba en un bar de un pequeño municipio del Aljarafe sevillano y también ayudó a entrenar a un equipo de fútbol de categoría inferior, ha sido juzgado por unos hechos que ocurrieron entre los años 2016 y 2017. Las presuntas víctimas ascienden a trece. Y el varón está acusado de tres delitos de abusos sexuales a menores de 16 años con acceso carnal, tres delitos de abusos sexuales a menores de 16 años, y trece de corrupción de menores.

Durante el juicio, el acusado aseguró que las relaciones, principalmente felaciones y masturbaciones, fueron consentidas con personas a las que consideraba sus amigos y nunca a cambio de dinero ni de regalos. Además,el acusado les pedía fotografías suyas desnudas a través de la aplicación WhatsApp a cambio de dinero. Los jóvenes, en su mayoría, aceptaban estas peticiones. Ninguna de las presuntas víctimas hizo referencia a que los episodios sexuales fuesen bajo obligación del acusado.

Uno de los aspectos a esclarecer en este juicio será la edad con la que contaba cada uno de los jóvenes en el momento de los hechos, pues a pesar de que ninguno señala haber sido obligado a participar en estos episodios sexuales, de ser menores de 16 años se estaría ante hechos delictivos.

Hechos continuados en el tiempo

En la sesión de este martes y antes de que el tribunal haya dejado el juicio visto para sentencia, la Fiscalía, en la fase de conclusiones e informe, ha modificado sus conclusiones y ha elevado su petición de cárcel, pasando de los 42 años y medio a los 90 y nueve meses de prisión. Y es que el Ministerio Público considera que los hechos más graves, en concreto, los que hacen referencia a las felaciones del acusado sobre tres de las víctimas, son continuados en el tiempo, es decir, fueron más de una vez.

No obstante, en base al artículo 76 del Código Penal, el acusado, en caso de condena, sólo cumpliría el triple de la pena mayor que se le imponga por alguno de los delitos. En este caso, la fiscal pide once años en dos delitos de abusos sexuales a menores de 16 años con acceso carnal, por lo que el máximo a cumplir serían 33 años.

El abogado del acusado, por su parte, basa su defensa en que el caso de dos de las víctimas de los hechos más graves eran mayores de 16 años cuando ocurrieron estos episodios y el tercero, según un policía, parecía mayor de la edad que tenía. Por lo que la pena que se impusiera debería ser menor de los once años pedido.

Para el resto de delitos juzgados, la defesa se acoge al artículo 183 quáter del Código Penal, por el que el consentimiento libre del menor de 16 años excluirá la responsabilidad penal por los delitos de abusos y agresiones sexuales a menores cuando el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo de madurez.

En este sentido, la defensa ha señalado que su cliente está diagnosticado con el síndrome de Peter Pan y su nivel de madurez es menor al habitual para su edad, así como tiene un coeficiente intelectual mínimo.