La denuncia que presentó el 8 de marzo una joven de Espartinas en el cuartel de la Guardia Civil de Gines
La denuncia que presentó el 8 de marzo una joven de Espartinas en el cuartel de la Guardia Civil de Gines - ABC
Espartinas

Las imágenes de las cámaras de seguridad desmontan la denuncia de secuestro presentada por una joven

La Guardia Civil deja en libertad con cargos a una vecina de Espartinas por denuncia falsa tras permanecer detenida durante tres horas en el cuartel de Gines

EspartinasActualizado:

Las imágenes del circuito cerrado de seguridad han sido la clave para que la Guardia Civil desmontara la denuncia que presentó una joven de 18 años en la que aseguraba que había sido objeto de un intento de secuestro por parte de dos personas que viajaban en una furgoneta blanca.

Sobre las nueve de la mañana de ayer, esta vecina de Espartinas acudía junto a su padre al cuartel de la Benemérita de Gines. Allí permaneció detenida hasta las 13 horas y puesta en libertad con cargos por denuncia falsa.

El pasado 8 de marzo, presentó junto a su madre una denuncia en la que aseguraba que dos personas que conducían una furgoneta blanca intentaron raptarla, incluso que en un momento dado hubo «un forcejeo» con uno de los ocupantes con el que inició una pelea. Fruto de la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil se ha averiguado que todo fue un invento de esta persona.

Según ha sabido ABC, durante el tiempo que estuvo detenida en el cuartel, se mostraron imágenes en las que «había una furgoneta que se paró un segundo pero siguió su marcha», con lo queda desmontada su versión.

A partir de ahí, todo el argumento que detalló en su denuncia no corresponde con lo que ocurrió en su día, por lo que se le imputa un «delito por denuncia falsa», que puede acarrear en el peor de los casos «pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave», según el artículo 456.1 del Código Penal, que también rebaja la pena «de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave» y «con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve».

Según ha sabido este medio, la joven ha mostrado su «arrepentimiento» no midiendo «las verdaderas consecuencias de lo que se inventó. En ningún momento pensó que lo que estaba haciendo era un delito».

Estas mismas fuentes aseguran que desde que denunció el intento de secuestro, la joven de 18 años ha mostrado «mal humor» en el ambiente familiar, pero en ningún caso «creíamos que se podía deber a ello».

Los hechos denunciados, que han resultado falsos según las investigaciones de la Benemérita, ocurrieron el pasado 8 de marzo en las inmediaciones del centro comercial El Espartal. S

egún el testimonio de la joven, ésta aseguró que en el momento del intento de secuestro «no había gente cercana» por el citado centro comercial, algo que resultó sospechoso a los agentes desde el primer momento, puesto que a esa hora, sobre las tres de la tarde, este espacio comercial suele estar bastante concurrido los viernes.

En su denuncia, que ha resultado ser falsa, y a la que tuvo acceso ABC desde el mismo día de los hechos, se ha sabido que la joven se inventó un forcejeo entre ella y uno de los ocupantes al que llegó a morder en la muñeca izquierda, incluso aseguró a este medio en su día que «venían a por mí».