Una decena de casas en una misma barriada han sido ocupadas por el mismo individuo
Una decena de casas en una misma barriada han sido ocupadas por el mismo individuo - Google Maps
INSEGURIDAD

Ocupa viviendas usando perros peligrosos y tiene atemorizado a todo un barrio en Umbrete

Un conocido delincuente tiene atemorizada a una barriada entera. Los vecinos se sienten «impotentes» ante su «impunidad»

UMBRETEActualizado:

Entra en viviendas vacías, deja perros potencialmente peligrosos en el patio como disuasión y «prepara» el inmueble enganchando luz y agua para alquilarlo en negro. Este es el modus operandi de un conocido delincuente en el Aljarafe que tiene atemorizada a una barriada entera en Umbrete.

Los vecinos no pueden aguantar más. Dicen sentir impotencia ante la «impunidad» de este individuo, conocido en el pueblo por ser un ladrón reincidente. Habría comenzado a ocupar viviendas en 2013 en la calle Bolivia, situada en los terrenos de un antiguo polvero conocido como Huerta Andana, y uno de los ocupas llegó a agredir físicamente a una de las vecinas por aparcar frente a una de «sus» viviendas..

Umbrete es un pueblo tranquilo en el Aljarafe, uno de los principales atractivos que atrajo a muchas familias jóvenes allí durante los años del crecimiento inmobiliario y que ha hecho que tenga una de las tasas de natalidad más altas de la provincia. En esta zona abundan las familias con niños pequeños, hay una guardería y un parque en el que el susodicho se pasea con sus perros sin correa ni bozal, provocando que los vecinos procuren pisarlo lo menos posible. Los animales, de razas potencialmente peligrosas, viven además en condiciones totalmente insalubres entre orines y excrementos que no recogen en semanas y originan malos olores.

«Esta es una urbanización en la que no existen familias problemáticas y con el miedo parece un poblado fantasma», relata una de las vecinas a este periódico. Los conflictos con este «agente inmobiliario» han provocado numerosos casos de ansiedad en vecinos y hay familias que se han llegado a marchar, incapaces de soportar el miedo y estrés. Tuvieron que decidir entre sus casas o su salud, indica un afectado: «es triste, pero nos acabamos marchando nosotros antes que el delincuente».

El alcalde, Joaquín Fernández Garro, asegura que el Ayuntamiento, Policía Local y Guardia Civil llevan muchos meses implicados en el asunto, pero la legislación actual les impide que sean quienes resuelvan la situación. Sus competencias son mínimas. «Desde que tuvimos conocimiento hemos actuado en coordinación con la Guardia Civil, se ha denunciado y detenido al individuo en varias ocasiones. En cada turno de ambas fuerzas de seguridad se realizan puntos fijos y actualmente acumula una decena de denuncias por la tenencia de perros potencialmente peligrosos», destaca. Estos periodos de detención son los momentos en los que más calma ha existido.

Ante una ocupación, tanto la Guardia Civil como la Policía Local, si no llegan en el acto, no tienen más potestad que la de dar parte de la situación. Son los propietarios quienes deben denunciar y solo bajo resolución de un juzgado se puede proceder al desahucio o lanzamiento, para lo que puede transcurrir hasta un año y medio. En este caso, fue el Ayuntamiento quien insistió a La Caixa, propietario de las viviendas, que interpusiera las denuncias. El alcalde ha indicado a ABC que ya existe fecha para los primeros lanzamientos, que tendrán lugar en este mes de diciembre.

Mientras tanto, los vecinos han convocado una concentración en la plaza del Ayuntamiento para este martes a las 21.00h. «No podemos estar en esta tensión permanente, ya que cualquier casa vacía puede ser la siguiente», indica uno de los promotores. Después de que pinchase la burbuja inmobiliaria, en Umbrete, como muchos pueblos del Aljarafe, se cuentan por decenas o centenares de ellas. Para el alcalde umbreteño la solución para prevenir estas situaciones pasa necesariamente por un cambio legislativo «que obligue a las empresas y entidades bancarias a poner los inmuebles en alquiler y a disposición las administraciones públicas».