El viceconsejero de Fomento, Jaime Raynaud (cuarto por la derecha), visitó ayer las obras
El viceconsejero de Fomento, Jaime Raynaud (cuarto por la derecha), visitó ayer las obras - ABC
Dos Hermanas

La autovía que conecta Alcalá de Guadaíra con Dos Hermanas, a punto de ponerse en marcha

La duplicación de la vía es vital para mejorar el tráfico entre ambos núcleos

SevillaActualizado:

Las obras de duplicación de la carretera A-392 entre Alcalá de Guadaíra y Dos Hermanas, que acomete la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio a través de la Agencia de Obra Pública, avanzan ya a un nivel de ejecución global próximo al 90 por ciento.

El viceconsejero de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Jaime Raynaud, visitó ayer el nuevo enlace de intersección entre este vial metropolitano y la autovía A-376 entre Sevilla y Utrera, abierto al tráfico desde el 29 de julio, con el objetivo de mejorar la fluidez de las comunicaciones.

La duplicación de la A-392, cuyas primeras obras se iniciaron en marzo de 2010, es una actuación «vital para favorecer el tráfico de vehículos entre los dos principales municipios del área metropolitana tras la capital, beneficiando directamente a más de 200.000 habitantes que suman ambas localidades, caracterizadas también por la localización de numerosas industrias», según detalló la Junta en un comunicado.

Su ejecución se vio interrumpida en 2012, reiniciándose en julio de 2016, si bien no fue hasta febrero del presente año cuando el nuevo equipo de la Consejería «desbloqueó su terminación, al resolver las expropiaciones pendientes que impedían la disponibilidad total de los terrenos, posibilitando la ocupación de toda la traza para la culminación de esta actuación», aseguran desde la Administración andaluza.

Esta obra dispone de un presupuesto total de 28,66 millones de euros para un recorrido de 6,1 kilómetros. Su puesta en servicio está prevista para el último trimestre de este año.

El nuevo enlace de intersección con la A-376, que sustituye al anterior, demolido a finales de julio, constituye una de las unidades de obra de mayor envergadura, pues posibilita la fluidez en los movimientos de conexión entre dos vías de gran capacidad: la futura A-392, una vez culmine su duplicación de calzada, y la carretera de Sevilla a Utrera.

Su diseño consiste en una glorieta elevada a partir de dos nuevos viaductos sobre la A-376, que incluye cuatro ramales de conexión a la misma, así como dos pasos inferiores para uso peatonal.