Los investigados adquirían los coches en subastas de vehículos donde podían conseguir hasta 300 coches
Los investigados adquirían los coches en subastas de vehículos donde podían conseguir hasta 300 coches - ABC
Sucesos

Un centenar de afectados por la compra de coches de segunda mano con el cuentakilómetros manipulado

La Policía Nacional vuelve a intervenir en unas empresas de Dos Hermanas y Utrera que ya había sido

SevillaActualizado:

La Policía Nacional en Dos Hermanas ha detenido a 17 personas e investiga a otras ocho por su implicación en una organización criminal dedicada a la venta de vehículos de segunda mano a los que manipulaban el cuentakilómetros para elevar así su precio de mercado. Hasta el momento, los funcionarios policiales han localizado a 96 víctimas en 20 provincias, pero no descartan que puedan aparecer más afectados.

El epicentro de las investigaciones son varias empresas de compraventa ubicadas en Dos Hermanas y Utrera y que según un comunicado oficial ya habían sido desmanteladas en una anterior operación en abril. Estas nuevas pesquisas confirmarían que los detenidos habían regresado a la actividad.

La investigación se inició a raíz de una denuncia interpuesta por una persona en Málaga en la que hacía constar que había comprado un vehículo en Dos Hermanas y posteriormente al efectuarle una revisión le informaron que el odómetro había sido manipulado.

Grupo criminal

El grupo conformado por cuatro grandes empresas y que la Policía califica de criminal, adquiría en subastas de vehículos de segunda mano en torno a 300 automóviles a precios reducidos debido a la gran cantidad de kilómetros con los que contaban, para posteriormente manipularlos. De esta manera maximizaban su beneficio al venderlos por un precio muy superior a su valor real de mercado, con el consiguiente perjuicio económico para los compradores. «Sin olvidar el riesgo para la seguridad vial ya que carecían de las debidas revisiones y controles que les correspondería por su kilometraje real», advierten desde la Policía.

Los detenidos contaban también con una serie de personas que anunciaban sus vehículos en distintas plataformas de internet a cambio de una comisión.