Protestas de familiares de las víctimas a la llegada de los acusados a los juzgados en enero de 2018
Provincia

Envían a prisión a las dos implicadas en el triple crimen de Dos Hermanas que estaban libres

La juez instructora acepta la petición de la Fiscalía y la hija del «Turco» y de la madre y abuela de las asesinadas

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 2 de octubre de 2017, en el número 168 de la calle Cerro Blanco del barrio del mismo nombre de Dos Hermanas, fueron hallados enterrados en una fosa los cadáveres de Sandra Capitán, de 26 años, su hija Lucía Begines, de seis años, y su pareja, Yilmaz Giraz, conocido como «el Turco», de 54 años, cuya desaparición fue denunciada a mediados del mes de septiembre. Por el secuestro y asesinato de estas tres personas hay siete personas imputadas, cinco de ellas se encuentran en prisión provisional desde hace meses y dos permanecían hasta ahora en libertad provisional.

Ayer mismo, la juez de Instrucción número 19 de Sevilla acordó, a petición de la Fiscalía y de las acusaciones que ejercen la hija del «Turco» y Josefa Capitán, madre y abuela de las víctimas, el ingreso en prisión provisional de Joaquina H.J., madre y esposa de dos de los implicados que ya están entre rejas, y Manuela M.O.

Los siete acusados en este caso son Ricardo G.H., conocido como el «Pollino», quien confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017; el padre de éste, Ricardo G.G., alias «el Cabo»; su madre, Joaquina H.J. -que ahora ha sido enviado a la cárcel con carácter provisional-; su mujer, Elisa F.M.; David H.P. y su amigo José Antonio M.B.; y Manuela M.O., que también ha sido enviada ya y que fue la presunta intermediaria que contactó con David y José Antonio para secuestrar y golpear a las tres víctimas. La Fiscalía pide prisión permanente revisable para los cinco detenidos que hasta ayer se encontraban en la cárcel de forma provisional.

El Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla acogió ayer, a petición de los abogados de la hija de Yilmaz Giraz y de Josefa Capitán, una comparecencia, en base al artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, con el fin de decidir sobre la situación personal de estas dos acusadas, hasta ayer en libertad provisional con cargos. La Fiscalía y las dos acusaciones solicitaron la medida cautelar de la prisión provisional.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal permite al juez instructor variar la situación de prisión y libertad provisional durante el transcurso de la causa, para ello basta con que haya variado las circunstancais que se hayan tenido en cuenta para decretar una u otra medida o que se hayan incumplido las medidas cautelares impuestas.

La intermediaria

Sobre Manuela M.O., la encargada de contactar con David y José Antonio para llevar a cabo el «macabro plan», como lo define la Fiscalía, del clan de «los Cabos», la juez considera que su situación procesal «ha empeorado considerablemente» toda vez que ya se ha formulado contra ella escrito de acusación por parte de las acusaciones y el Ministerio Público, que solicita tres años por la detención ilegal del «Turco» y 16 años de cárcel como cómplice del asesinato de éste. Las acusaciones particulares elevan sus peticiones a la prisión permanente revisable.

En el auto de ingreso en prisión de Manuela y Joaquína, al que ha tenido acceso este periódico, se apunta que tales indicios surgen de las declaraciones de David H.P. y de las investigaciones telefónicas realizadas por la Policía Nacional, que contradecían las declaraciones de los principales implicados sobre su posición geográfica el día de los asesinatos.

De tales indicios se deriva una relación anterior entre Manuela, que siempre se ha acogido a su derecho a no declarar, y «el Pollino» y que fue ella quien puso en contacto a éste con David H.P. y que preseneció la conversación entre ambos en la que planearon el secuestro y muerte, de al menos, el «Turco». «De todo ello era conocedora Manuela», dice la instructora.

Igualmente, también apunta que hay indicios de que la acusada pudo mantener contactos posteriores a la ejecución de los hechos con David. «Eso la convierte como mínimo, como señala la Fiscalía en su escrito de calificación, en cómplice de los delitos».

Para la juez, ahora, existe un «evidente» riesgo de fuga, sobre todo, por las gravísimas peticiones de condenas que existen contra ella. Manuela M.O. tampoco ha cumplido puntualmente con todas las comparencias a las que fue obligada en su auto de libertad provisional. No ha comparecido en más de quince citaciones, alegando por su parte unas supuestas amenazas, ni denunciadas ni puestas en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 19.

Sobre Manuela M.O. pesan varias condenas y todas ellas suspendidas

Además, sobre Manuela pesan varias condenas, todas suspendidas. Una de la Audiencia de Sevilla con fecha de 29 de enero de 2013. Fue condenada a tres años de cárcel por tráfico de drogas y a un año de cárcel por tenencia ilícita de armas. Ambas penas fueron suspendidas desde junio de 2014 por un periodo de cinco años, la primera, y por un año, la segunda. Casualmente, mientras contaba con la suspensión de la pena por tráfico de drogas, ocurrieron los hechos de Cerro Blanco.

La Audiencia Provincial de Jerez de la Frontera, en enero de 2018, meses después del triple crimen de Dos Hermanas, la condenó por tráfico de drogas a tres años de cárcel, pena que fue suspendida con por un plazo de tres años. Además, tiene otra causa pendiente, junto a David H.P, en un juzgado de Carmona por un robo con violencia.

Por todo ello, para la instructora existe un elevado riesgo de que esta acusada eluda la acción de la justicia. Hay que tener en cuenta para valorar el riesgo de fuga las circunstancias personales, familiares y económicas de la acusada, así como la gravedad del delito: «Pocos delitos hay más execrables y crueles» como los de esta causa, cuya instrucción se encuentra ya practicamente finalizada y restaría por celebrar una audiencia preliminar y dictar auto de apertura de juicio oral, que en este caso será con jurado popular.

Agravio comparativo

La juez Ana Escribano refleja el agravio comparativo existente entre esta acusada y el resto, que se encuentran en prisión desde su detención. Por ello, acuerda reformar el auto de libertad provisional de Manuela y decreta su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Sobre la madre del «Pollino» y mujer del «Cabo», Joaquina H.J., acusada por la Fiscalía como autora de tres delitos de encubrimiento y por los que se enfrenta a siete años y medios de cárcel, la juez instructora indica que también ha empeorado su situación procesal. Ella sólo ha faltado a sus citas obligatorias en los juzgados para firmar en cuatro ocasiones.

Joaquina no cuenta con causas pendientes actualmente y sus antecedentes son susceptibles de cancelación, por lo que la juez establece su ingreso en prisión provisional, pudiendo eludir la misma con el pago de una fianza de 20.000 euros.