El abogado de la acusación particular en la puerta de los juzgados de Dos Hermanas
El abogado de la acusación particular en la puerta de los juzgados de Dos Hermanas - Manuel Gómez

Dos HermanasLa directora del colegio dice que no tenía constancia de que hubiera un trato denigrante a la alumna autista

Sólo han prestado declaración dos de las cuatro docentes investigadas porque los interrogatorios se han extendido durante varias horas

SevillaActualizado:

Sólo dos de las cuatro docentes investigadas por el supuesto trato denigrante que habría recibido una alumna autista del colegio Cervantes de Dos Hermanas han prestado declaración este viernes en calidad de investigadas ante la juez del Instrucción 3 de la localidad nazarena. Los interrogatorios están siendo muy exhaustivos, de tal manera que entre las once de la mañana y las tres de la tarde sólo habían pasado por el despacho de la instructora la directora del centro y la logopeda, según ha confirmado a ABC el letrado de la acusación particular, Javier Jaenes.

Las otras dos declaraciones, la de la tutora de la menor y la monitora de apoyo, se han pospuesto aunque aún no se ha fijado día. «La intención es que se produzcan lo más pronto posible», afirma el letrado que defiende los intereses de la alumna.

Poco ha trascendido del contenido de los interrogatorios ya que la juez y el fiscal han insistido a las partes que se trata de un asunto reservado por la condición de menor de la perjudicada y que no puede difundirse el contenido de las actuaciones. Sí al menos se ha podido saber que la directora ha negado haber tenido constancia en algún momento de que se estuviera produciendo algún tipo de abuso o trato denigrante en el aula especial donde estaba escolarizada la alumna con otros compañeros que tienen necesidades especiales.

La responsable del centro es la única de las docentes señaladas que no tiene abierto un expediente por falta grave a instancia de la Consejería de Educación. El consejero Javier Imbroda explicó que la inspección eduicativa someterá al centro a una auditoría de cuyo resultado tendrá que responder la directora.

Por su parte, la logopeda, que se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular, ha ido ofreciendo su versión del contenido de la grabación que supone la prueba fundamental del caso. Ésta la obtuvieron los padres, que tras detectar un comportamiento anómalo en su hija, que tiene siete años, le colocaron una grabadora en su mochila. En la grabación que se obtuvo en un sólo día y que dura unas seis horas se escuchan a tres de las investigadas haciendo comentarios en presencia de la pequeña del tipo: «Todo su cerebro está muy cascado».