Juan Ziena, actual director general de Fleshlighat International en España
Juan Ziena, actual director general de Fleshlighat International en España - ROCÍO RUZ
DOS HERMANAS

El mayor productor de vaginas de plástico demanda a antiguos directivos por competencia desleal

Fleshlight les acusa de usar su fórmula secreta para fabricar esos juguetes sexuales masculinos a través de otra empresa

SEVILLAActualizado:

El mayor productor de vaginas de plástico del mundo, la empresa americana Fleshlight International, con fábrica en Dos Hermanas, ha interpuesto una demanda por competencia desleal y revelación de secretos a su antigua cúpula directiva, a la que acusa de crear una nueva empresa en el municipio nazareno con el hombre de Lingox Factory para producir los mismos juguetes sexuales usando idéntica fórmula. El juicio promete estar entretenido si las partes exigen al juez de lo Mercantil 2 de Sevilla poner sobre el estrado esos juguetes sexuales masculinos.

La empresa americana Fleshlight fue fundada hace veinte años por el americano Steve Shubin y su esposa, Kathleen. El grupo, con fábricas en Austin (EE.UU.) y Dos Hermanas, produce un total de tres millones de juguetes sexuales masculinos y factura a nivel mundial 50 millones de euros cada año. Sólo su fábrica nazarena produce 350.000 vaginas de plástico anuales (1.300 cada día) con destino al mercado europeo, Turquía, Rusia e Israel, factura 13 millones de euros y tiene 31 trabajadores en el polígono industrial Carretera de la Isla. La fábrica de Dos Hermanas presume de no tener stock.

Juan Ziena, ingeniero informático y actual director general de la fábrica que Fleshlight International tiene en España, explica que antiguos directivos de la compañía en Dos Hermanas fueron despedidos tras realizarse una auditoría en la empresa y detectarse numerosas irregularidades económicas. «Se interpusieron las querellas por presunta apropiación indebida, falsedad documental, organización criminal... que ahora se instruyen en los juzgados de Instrucción 3 y 4 de Dos Hermanas, 7 de Sevilla y otros», ha declarado a ABC Ziena, quien asegura que además uno de los directivos ya fue condenado a un año y diez meses de cárcel por estafar a Kathleen Shubin, dueña de la empresa Fleshlight, en la compra de caballos Pura Sangre Española.

Ziena, en la fábrica que Fleshligt tiene en Dos Hermanas y que produce 350.000 vaginas de plático cada año para el mercado europeo, Turquia, Rusia e Israel
Ziena, en la fábrica que Fleshligt tiene en Dos Hermanas y que produce 350.000 vaginas de plático cada año para el mercado europeo, Turquia, Rusia e Israel - ROCÍO RUZ

Al día siguiente del despido, Fleshlight interpuso una querella contra la cúpula directiva al detectar que faltaban en la factoría 22 palés con 9.000 vaginas de plástico. «Asimismo nos dimos cuenta de que la mujer de un directivo había creado una empresa paralela para suministrar lubricante a Fleshligt, en lugar de comprarlo directamente al fabricante, lo que supuso una pérdida de unos 160.000 euros durante un año».

Antes de que se cumpliera un año de su despido, varios de ellos crearon la empresa Lingox Factory en otro polígono de Dos Hermanas para fabricar también vaginas de plástico. «No sólo incurrieron en competencia desleal, sino que presuntamente se produjo un robo de la propiedad intelectual porque -dice Ziena- usaron nuestra fórmula registrada en Estados Unidos para hacer el plástico de las vaginas, una fórmula que ellos aprendieron en los viajes que hicieron a Austin para conocer el proceso de fabricación en la fábrica que Fleshlight tiene allí. Se produjo, por tanto, una revelación de secreto profesional». En la causa, los propietarios de la fábrica han aportado vídeos de los antiguos directivos haciendo en 2010 el curso en la fábrica de Austin para aprender a fabricar las vaginas de plástico con su fórmula registrada.

Se da la circunstancia, de que la mayoría de la antigua cúpula directiva tenía vínculos familiares entre sí: padre, hijos, cuñados... que ejercían como administrador único, director general, responsable de Recursos Humanos, Contabilidad o Producción. La demanda se ha presentado también contra una abogada que durante más de un año trabajó para Fleshlight y que figura como accionista mayoritaria de Lingox Factory. En el capital social figuraban también el exdirector general de Fleshlight -que firmó además las cuentas de esa empresa en 2016 como administrador único- y un hermano de la abogada, aunque después ella se quedó con el 100% de las acciones, según figura en el Registro Mercantil.

«Además, debieron usar nuestras bases de datos para dirigirse directamente a nuestros clientes, en su mayoría distribuidores al por mayor, con el fin de ofrecerles el mismo producto más barato», añade Zienna, quien antes de dirigir esta fábrica trabajaba en Isotrol en desarrollo de software para la Junta de Andalucía. Los juguetes sexuales de Fleshlight se venden actualmente entre 34 y 80 euros en sex shops, su página web, Amazon y distribuidores al por mayor.

Para demostrar que usaban la misma fórmula, Fleshlight contrató a un notario, que compró a través de la página web de Lingox Factory una vagina de plástico. «Para que no se rompiera la cadena de custodia, el notario -manifiesta Juan Ziena- envió la vagina de Lingox a un laboratorio de Valencia, que la comparó con otros productos de Fleshlight y concluyó que la fórmula usada era idéntica. La única diferencia era el colorante usado».

No deja de ser curioso que el matrimonio Shubin haya terminado por presentar querellas y demandas por presunta apropiación indebida y falsedad documentao contra sus antiguos directivos en Sevilla, ya que decidió instalar la empresa de juguetes sexuales en Dos Hermanas después de que un hijo de Steve que había viajado a Bulgaría para estudiar la posibilidad de levantar allí la fábrica fuese atracado después de una cena.