Imagen de las marcas en el brazo que presentaba la niña autista de Dos Hermanas
Imagen de las marcas en el brazo que presentaba la niña autista de Dos Hermanas - C. G.
Dos Hermanas

Los padres de la niña autista de Dos Hermanas denuncian que la menor también sufrió maltrato físico

Las nuevas transcripciones de los audios aportan pruebas que los padres consideran que coinciden con señales en los brazos

S.P.
DOS HERMANASActualizado:

Los padres de la niña de 7 años con autismo de Dos Hermanas que denunciaron a cuatro docentes por presuntas vejaciones han ampliado la denuncia añadiendo las transcripciones de los audios obtenidos en su día, que reflejarían presunto maltrato físico a la menor por algunas de las denunciadas.

Las transcripciones han sido realizadas por una empresa especializada de Málaga y de ese trabajo habrían salido pruebas que los padres consideran que coinciden con señales en los brazos que presentaba la niña, ha informado el abogado de los padres, Javier Jaenes.

Por ello, el letrado presentará hoy las transcripciones en el juzgado número 3 de Dos Hermanas, que entiende el caso, además de haber presentado ayer un escrito en la delegación de Educación en Sevilla en el que se informa de las novedades que se han obtenido.

Los padres reclaman que se amplíe la investigación para estudiar los daños físicos sufridos por la menor, así como que un forense realice un estudio físico de la misma.

Según se recoge en la querella, la niña, que padece un Trastorno Generalizado del Desarrollo con Trastorno del Espectro Autista (TEA), Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) y epilepsia, acudía a un aula específica para niños con problemas similares al suyo.

Colegio en el que estudiaba la niña de Dos Hermanas
Colegio en el que estudiaba la niña de Dos Hermanas - ABC

Los padres apreciaron que sufrió dos crisis epilépticas en poco tiempo «y desarrolló conductas autolesivas desconocidas hasta la fecha con importantes y habituales mordeduras en las manos», conducta que aumentaba cuando iba al colegio, y dejaba de evidenciarse cuando llegaba el fin de semana.

A pesar de que las trabajadoras les dijeron a los padres que no habían notado nada extraño en la menor, el pasado 22 de abril los progenitores llevaron a la niña a clase con una grabadora en la mochila, y en sus seis horas de grabación, según la denuncia, se escuchan gritos de las empleadas con frases vejatorias hacia la niña, mientras que las grabaciones transcritas mostrarían ahora los presuntos daños físicos sufridos por la menor.