Imagen de los teléfonos recuperados por la Policía Nacional - ABC
Sucesos

La Policía destapa una estafa a escala nacional en la contratación de móviles en Dos Hermanas

Un grupo criminal tenía en nómina a vecinos de la localidad sevillana que se hicieron pasar por clientes potenciales usurpando la identidad de terceros y conseguir terminales, televisores y regalos

SevillaActualizado:

Más de un año ha invertido la Policía Nacional de Dos Hermanas para destapar una estafa a gran escala en la contratación de líneas de teléfono móviles. Detrás de este fraude hay «un grupo criminal» compuesto por cuatro rumanos y un español con base en la localidad nazarena, que tenían a sueldo a vecinos para que se hicieran pasar por clientes que contrataban servicios de telefonía y televisión con determinada compañía. Estos supuestos clientes usurpaban la identidad de terceros a los que les habían robado sus datos personales.

Los terminales, televisiones, tarjetas y regalos que recibían los falsos clientes tras darse de alta en determinados servicios los entregaban a los miembros de la organización, que a su vez los vendían a comercios del sector y locutorios a pesar de su origen ilícito. Según ha informado este martes la Policía Nacional, el grupo se habría hecho con unas ganancias superiores a los 32.000 euros.

Los vecinos que estaban a sueldo del grupo residen en las barriadas de la Moneda y los Potros, según informa la Policía. A sus domicilios llegaban los productos contratados, que entregaban a los líderes a cambio de «un servicio completo de internet de forma gratuita o a un coste muy reducido».

La Policía ha detenido a 61 personas en una investigación en la que han invertido más de un año para desentrañar las actividades del grupo criminal

Los estafadores se hacían con los datos de las personas a las que les robaban su identidad a través de listados públicos de documentos como los boletines oficiales donde se recogen los beneficiarios de ayudas sociales o los infractores de tráfico con deudas pendientes. La banda también acudía a ladrones que sustraen documentación a sus víctimas. E incluso los investigadores llegaron hasta un call center desde donde se habían contratado varias líneas a través de un cliente en Perú; «lo que da una idea de la magnitud del grupo criminal», explica la Policía.

Una de las víctimas a la que le robaron su identidad fue quien puso sobre la pista a la Policía Nacional, al denunciar que alguien había contratado a su nombre una serie de servicios de telefonía móvil. En total, los agentes han encontrado a 71 afectados de distintas provincias españolas.

Además de los cinco integrantes del grupo criminal, la Policía Nacional ha detenido a otras 56 personas entre vecinos que se hicieron pasar por clientes de la compañía y comerciantes que adquirieron los productos a los que les imputan un delito de receptación. Los 61 detenidos ya pasaron a disposición judicial y sólo ha ingresado en prisión provisional el cabecilla del grupo, un rumano que responde a las iniciales C. M. D.