Dos de los detenidos del triple crimen en Dos Hermanas
Dos de los detenidos del triple crimen en Dos Hermanas - EP
Atestado policlal

Los teléfonos desmienten las versiones de los acusados por el triple crimen de Dos Hermanas

La ubicación de los terminales sitúa a las víctimas y al Pollino desde las 13.10 horas en la vivienda de Cerro Blanco

SevillaActualizado:

La investigación policial y judicial del triple crimen de Dos Hermanas sigue avanzando para conocer quienes fueron los culpables de las muertes de Sandra Capitán, de 26 años, su hija Lucía Begines, de seis, y su pareja, Antonio «El Turco», de 55 años, cuyos cadáveres fueron enterrados en una fosa con sosa cáustica en una vivienda de la barriada nazarena de Cerro Blanco.

Lo último es un atestado de la Policía Nacional sobre los registros telefónicos de un grupo de los siete acusados, que dejan en evidencia y desmontan las versiones de algunos de ellos. Por estos hechos se encuentran investigadas Ricardo G.H., conocido como el «Pollino», quien confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017; el padre de éste, Ricardo G.G.; David R.H., monitor de boxeo; la mujer del «Pollino» Elisa F.M.; Juan Antonio M.B., amigo de David. Todos ellos en prisión. También están investigadas en esta causa Manuela M.O. y la madre del «Pollino», Joaquina H. Ambas en libertad provisional. Para todos ellos tiene previsto la acusación particular pedir la prisión permanente revisable.

El Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla solicitó a la Policía Nacional un estudio de los registros de llamadas de las víctimas adultas y de los investigados el día 16 de septiembre de 2017, cuando se efectuaron de forma salvaje la muerte de la pareja y la pequeña.

Contratados para «hacer el trabajo»

Los datos más relevantes del estudio reflejan que David y Juan Antonio, a quienes contrataron para «hacer el trabajo» de secuestrar y golpear a las víctimas hasta que fuera necesario, mienten. Sus teléfonos no concuerdan con sus declaraciones, sobre todo, con el momento en el que dicen que el padre del «Pollino» los dejó en Torreblanca, una vez que, según afirman ellos, se niegan a seguir participando en los hechos en Dos Hermanas, localidad en la que están desde las 10.30 horas. Precisamente, David declaró que lo recogieron en Torreblanca al mediodía y José Antonio que iba acompañando a éste.

El atestado, al que ha tenido acceso este periódico, concluye que a partir de las 13.10 horas todos los teléfonos están inactivos, algunos incluso apagados, los de los acusados David, José Antonio y «Pollino». El móvil del «Turco» no emite datos. «Es perfectamente posible», dados los tiempos de los traslados entre la vivienda de Cerro Blanco, donde se cometen los crímenes, hasta la vivienda de Sandra en Bellavista, que en este tiempo se efectuarán el traslado «forzoso» de las víctimas a la localidad nazarena.

A partir de la una y media los teléfonos de Sandra Capitán y «Pollino» se posicionan en Dos Hermanas. «Todo apunta a que Sandra coincide en Cerro Blanco con los tres acusados», según la Policía Nacional. Tres horas más tarde, cuando David y José Antonio ya se sitúan en Sevilla, el teléfono de Sandra sigue emitiendo en Dos Hermanas.

El atestado de la Policía Nacional, de otro lado, incluye fotografías de la vivienda usada para secuestrar y matar a Sandra, «el Turco» y la pequeña Lucía. Una casa que usaban con normalidad como reflejan las imágenes. Otras fotografías que recoge el atestado son más duras, pues muestran la fosa donde fueron enterrado en sosa cáustica los tres cadáveres.

La Fiscalía es contundente en su relato de los hechos. Los principales acusados llevaron a cabo «un macabro plan» para acabar con esta familia.