Una de las restauradora trabaja en la yesería de la Ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno / ABC
LORA DEL RIO

Acaba la restauración de la ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno

Está pendiente de la fecha oficial de la inauguración para que este templo, sede canónica de la Hermandad de Jesús, vuelva al culto

SEVILLAActualizado:

Los trabajos de rehabilitación y restauración de la emita de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Lora del Rio han concluido y están pendientes de que se señale por parte del Arzobispado la fecha oficial de la inauguración. Esta ermita, construida en el siglo XVIII, estaba cerrada y muy deteriorada por lo que la Archidiócesis de Sevilla adjudicó sus obras de rehabilitación en 2014 a la empresa Sarial Obras, y ésta a su vez a Gares toda la parte de restauración donde se necesitaba expertos en esta materia.

El presupuesto total de la obra se acerca al medio millón de euros. Esta iglesia es también la sede canónica de la Hermandad de Jesús, Hermandad de penitencia que realiza su salida procesional en la tarde-noche del Miércoles Santo de la Semana Santa loreña.

El objetivo era poner en servicio y en culto este edificio exento conformado por el cuerpo principal de la iglesia, con un crucero bizantino de cúpula sobre pechinas con tambor y nave de cañón de lunetos y capillas entre contrafuertes. Las actuaciones de restauración, que han sido ejecutadas por la empresa especializada Gares, se han centrado en los elementos arquitectónico-decorativos, la portada principal, de estilo barroco, la espadaña, el cuerpo exterior de la cúpula, donde han aparecido restos de decoración polícroma, en las dos portadas laterales, en las ventanas y en las yeserías, tanto las de la naves como las de la cúpula central, uno de los elementos más interesantes de esta ermita.

Según fuentes de la empresa restauradora se ha trabajado potenciando «la originalidad del edificio, rescatando la decoración que ha llegado a nosotros y evitado añadidos que alteren la visión que tienen los loreños de su ermita» Se ha ido por ello a una mínima intervención, sólo trabajando en la consolidación y puesta en valor de las piezas.

Tan solo se está a la espera de que el Arzobispado fije la fecha de inauguración oficial para que esta ermita, muchos años cerrada, pueda volver a estar en culto.