La sentencia fue comunicada por el tribunal en la misma sala tras llegar a un acuerdo las partes
La sentencia fue comunicada por el tribunal en la misma sala tras llegar a un acuerdo las partes - ABC
Tribunales

Un anciano de Sevilla acepta cuatro años de cárcel por abusar de su nieta menor de edad

El condenado, de 80 años, aprovechaba los momentos en los que se quedaba a solas con la víctima en el domicilio familiar

SevillaActualizado:

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a cuatro años, seis meses y un día de prisión a un hombre, de 80 años, acusado de abusar sexualmente de su nieta con quien convivió entre julio de 2016 y febrero de 2017 en un vivienda ubicada en una pequeña localidad de la provincia sevillana.

En la sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) a Europa Press, la Audiencia condena al acusado por un delito continuado de abuso sexual y además de la pena de prisión, le ha impuesto la prohibición de que se comunique o se aproxime a la víctima a menos de 300 metros por un periodo de diez años. Asimismo, la sala le obliga a indemnizar a la menor con 3.000 euros así como al pago de las costas procesales.

En la sentencia se detalla que el condenado estuvo residiendo en el domicilio de su hija junto a sus nietos y su yerno. Durante ese tiempo, el acusado solía quedarse con la víctima en el salón viendo el televisor y aprovechaba las ocasiones en las que su hija se encontraba en otras estancias del domicilio para acariciar y tocar a la menor de siete años «introduciendo las manos por debajo de su ropa interior».

El fallo añade que el acusado hizo creer a la menor en diversas ocasiones que «jugaba a las cosquillas y le tocó los pechos» y, alguna vez, «la llegó a besar en la boca».

La Sala ha considerado probados los hechos basándose para ello en el propio reconocimiento del procesado, que mostró su conformidad con la calificación, penas y medidas interesadas por la Fiscalía, la cual solicitaba inicialmente seis años de prisión, que rebajó a cambio de la confesión del acusado.La sentencia, que fue dictada en sede judicial «in voce», es firme y no cabe posibilidad de recurso alguno.