Avistamiento en La Cañada de los Pájaros
Avistamiento en La Cañada de los Pájaros - EFE
DECALLE

Avistamiento de aves en la provincia de Sevilla

Un recorrido en busca de pájaros y los mejores enclaves naturales donde encontrarlos

Actualizado:

El cielo de la provincia de Sevilla es el paraíso alto de las aves. Águilas, buitres, halcones y una multitud de especies sobrevuelan las marismas azules cada día y convierten a este territorio en una zona de enorme variedad ornitológica. Casi el 23% de la superficie (313.723 hectáreas) está protegida.

Por ello, con los ojos en las nubes, recorremos pueblos y parajes en busca de lo exótico. Lo natural. Una ruta que parte del suelo y alza la vista hacia el horizonte para retratar a los pájaros en su entorno. Muchos de los animales que aparecen alrededor de esta breve guía están en peligro de extinción y, debido a su escasez y sus peculiaridades, son únicos en el mundo.

La Sierra Norte, águilas y cerros

En el Parque Natural de la Sierra Norte, camino de Extremadura, los campos se visten de encinas y alcornoques. En ellos, las cigüeñas y buitres del color de la noche hace años que encontraron un remanso de paz en el que asentarse. También lo hicieron las águilas reales, que abrazan el aire con intensidad y dejan estampas de extrema belleza.

Águila planeando sobre la Sierra Norte de Sevilla
Águila planeando sobre la Sierra Norte de Sevilla - ABC

Otras de las especies más atractivas son la avutarda, que corre con torpeza antes de despegar el vuelo y puede verse en la zona de Guadalcanal, y el roquero solitario, que regala contrastes entre las tonalidades de las piedras del Cerro del Hierro y su plumaje celeste. Ambos emplazamientos, el segundo a unos cinco kilómetros de distancia desde San Nicolás del Puerto en dirección al Sur, son destinos habituales de estudiosos y aficionados.

Doñana, pinos y humedales

El Parque Natural de Doñana, sin duda, es uno de los grandes emporios para avistar aves no solo de la provincia de Sevilla, sino de Europa. De este modo, en el área de La Puebla del Río, Isla Mayor, Pilas y Villamanrique de la Condesa, los flamencos llevan el atardecer en las alas y los patos parpan entre arrozales. Las grullas andan con curiosidad o miedo a través de una danza monótona mientras que las rapaces, a menudo, no se dignan a bajar y es necesario echar mano de los prismáticos para observarlas con detalle.

La riqueza es abrumadora y aumenta sin variamos la localización. En Aznalcázar, por ejemplo, la majestuosidad viene acompañada del águila imperial, uno de los grandes tesoros que en los últimos años ha llegado a máximos históricos en el número de ejemplares.

En Doñana, además, existen empresas privadas que realizan excursiones dentro del propio parque, tanto a pie como en vehículos especialmente equipados. También es conveniente apuntar algunos de los espacios dedicados al estudio y la observación de aves acuáticas: el centro de interpretación José Antonio Valverde y el del Acebuche. El catálogo del que disponen en el parque supera los 200.000 ejemplares y las 300 razas.

La Cañada de los Pájaros, que es la única reserva natural privada de España, cuenta con más de 150 especies diferentes. Se creó en el año 1986 sobre una superficie abandonada y abre todos los días de la semana con horario de mañana y tarde. En total, ocupa casi ocho hectáreas dedicadas a la cría en cautividad y la investigación.

La focha moruna, también conocida como focha o gallareta cornuda, es una de las muchas rarezas que podemos encontrar aquí. Se distribuye en algunos puntos concretos de España y en África austral y oriental, además de Marruecos. Las singulares protuberancias de color rojo que tiene en la cabeza hacen que se diferencie sin dificultad de la variedad de focha común.

Cigüeñas en La Puebla del Río
Cigüeñas en La Puebla del Río - Fernando Rodríguez Morube

Cerca de la Cañada de los Pájaros, a menos de diez minutos en coche, está la Dehesa de Abajo, que alberga a una comunidad muy numerosa de cigüeñas blancas. Las águilas pescadoras, el milano real y el milano negro son otras de las especies que vuelan con frecuencia sobre este territorio. También se organizan visitas guiadas, por lo que no hace falta salir de La Puebla del Río para viajar por medio mundo mediante nombres, picos y alas que solo son posibles dentro del reino animal.

Otros enclaves que merecen una mención especial son el Paraje Natural Brazo del Este, que se extiende alrededor de Coria del Río, La Puebla, Dos Hermanas y Utrera, así como los tres Complejos Naturales Endorreicos. En la zona de Utrera, resultan interesantes los patos reales y las gaviotas sombrías. Entre Lebrija y Las Cabezas, la focha común o los flamencos. Y, por último, en Lantejuela, pequeñas aves como los correlimos, una especie amenazada a nivel mundial.

Los complejos endorreicos son espacios que contienen lagunas, charcas y humedales. En ellos, descansan y conviven los animales que se adaptan a estas condiciones geográficas y climatológicas.

Montañas y lagunas de la Sierra Sur

El verdadero patrimonio está en la diversidad y, al dirigirnos hacia la Sierra Sur, cambian las vistas, la orografía del terreno y la vegetación, incluso el clima y la fauna, lo que vuelve aún más atractiva esta ruta por las aves que pueden encontrarse en la provincia de Sevilla. En el trayecto de la Vía Verde, que une los pueblos de Puerto Serrano, Olvera y Coripe, se ubica otro de los destinos imprescindibles en este recorrido: la Reserva Natural Peñón de Zaframagón.

En la ladera que se descubre durante el paseo, habita una de las comunidades de buitres leonados más importantes de Europa. El observatorio fue inaugurado en el año 2007 y, en él, también se puede disfrutar de la presencia del búho real, el águila perdicera y el halcón peregrino, que llega ha alcanzar los 390 km/h. en el vuelo en picada, convirtiéndose así en el animal más veloz de todo el planeta. Ciclistas y senderistas se reparten esta ruta de casi 40 kilómetros de longitud alrededor de puentes, montañas y viejas estaciones.

Águila en la Sierra Sur de Sevilla
Águila en la Sierra Sur de Sevilla - ABC

La Reserva Natural Laguna del Gosque, entre olivares y con una peculiar acumulación de arena fina en una de sus orillas, es otra área de invernada, también utilizada para el descanso durante las migraciones de las aves y la cría. Está a unos tres kilómetros de Martín de la Jara y a algo más de 20 de la Laguna Fuente de Piedra. Por último, el Paraje Natural Embalse de la Cordobilla, entre Puente Genil y Casariche, también es una de las localizaciones sugeridas para los aficionados a la ornitología. Los cormoranes y las gaviotas suben desde la costa hasta este embalse.

Como la marcha nórdica, que pasó a denominarse «nordic walking» para algunos, o el senderismo, que hay quien lo practica bajo la etiqueta de «trekking», el avistamiento de pájaros cuenta con su neologismo anglosajón: «birdwatching». Una actividad centenaria con la que entrar en contacto con la naturaleza y la fauna en su estado más salvaje. Sevilla y su provincia se reversan algunos de los mejores parajes en los que disfrutar de una jornada de observación, paisajes y paciencia rodeado de pájaros.