Bomberos restrean el río Galapagar en la búsqueda del guardia civil desaparecido - C. G.
GUILLENA

La búsqueda del guardia civil desaparecido en Guillena: Entre la desesperanza y el compañerismo

Suspenden durante la tarde la búsqueda del cabo por las adversas condiciones meteorológicas

GUILLENAActualizado:

Viento y mucho frío hoy en Guillena, sobre todo en la zona en la que despareció el sábado 17 de marzo el cabo de la Guardia Civil Diego Díaz. A primera hora de la tarde, han suspendido la búsqueda por las condiciones meteorológicas, incluso uno de los cuatro equipos que iban a relevar a los de la mañana, se ha quedado atascado en el barro.

La desesperanza se presiente en cada comentario de quienes llevan dos días trabajando sobre el terreno. El nivel del agua ha bajado y facilita el rastreo del arroyo pero el pesimismo avanza con las horas.

El equipo de buzos de los Bomberos de Dos Hermanas salió de guardia a primera hora y, como voluntarios, acudieron para rastrear durante la mañana los 400 metros de arroyo hasta la misma desembocadura Rivera de Huelva.

Lo único que han encontrado en la zona en la que cayó el agente ha sido un bolígrafo, similar al que utilizaba. Lo han entregado a la Guardia Civil.

Uno de ellos, Manuel López, 20 años realizando trabajos como éste, fue de los primeros en llegar a Guillena el sábado. Explica a ABC que las condiciones han cambiado «mucho» con respecto a hoy. «El volumen de agua no es el mismo, a menos agua menos corriente, el tramo que recorrimos esa noche en tres horas, hoy lo hemos hecho en 20 minutos».

Al tramo que se refiere este buzo bombero es al que existe desde donde quedó el vehículo atrapado hasta la desembocadura Rivera de Huelva, unos 400 metros. Esa primera noche (la del sábado), a pesar de que se avanzaba poco, dice que tenían la esperanza de encontrarlo con vida.

«El helicóptero de la guardia civil lleva cámara térmica y visión nocturna, esperábamos que en algún punto se hubiera salido a la orilla y estuviera agarrado a alguna rama», comenta.

El puesto de mando avanzado del 112 en Guillena
El puesto de mando avanzado del 112 en Guillena - C. G.

Tanto él como Torres, otro de los buzos, dice con seguridad que «el compañero no está en el arroyo». Lo han peinado, mirando en cada codo o recoveco y, además, después del paso de la maquinaria pesada (dos retroexcavadoras de distinto tamaño), el cauce ha quedado modificado totalmente.

«Encontrarlo en el arroyo es más fácil, una vez que pasa la Rivera es muy complicado», asegura Torres. La anchura del arroyo es de cuatro o cinco metros, la de la Rivera sobrepasa los 25, apuntan los bomberos.

Esto mismo describía Antonio Pajuelo, coordinador del 112 Andalucía, que anunciaba la retirada en las últimas 24 horas de las dos máquinas que tenía trabajando en la zona, solo se ha mantenido a lo largo del día los trabajos con una desbrozadora «intentado encontrar algún indicio o el cuerpo del cabo».

También coincidía en que avanzado el trabajo en el arroyo, «hay que mirar el Rivera de Huelva», donde se centrará la búsqueda a partir de ahora. Este lugar está a unos 400 metros de donde desapareció el agente.

Los profesionales han peinado una «lengua de agua» de 9,4 kilómetros, lo que hay hasta el puente de la Algaba, y sus dos orillas, o sea que la zona rastreada es de casi 20 kilómetros. Y además, en las últimas horas, la lluvia y el mal tiempo «no ayuda» en nada a la actividad aunque no suponga aporte de caudal. Por esta razón, al final han tenido que suspender por hoy la búsqueda.

Personal de Protección Civil
Personal de Protección Civil - C. G.

Pajuelo también piensa que el tiempo va en su contra y la esperanza desaparece. «Durante las primeras horas nos volcamos porque buscábamos a una agente de la Guardia Civil con vida, podía estar inconsciente, hipotérmico, pero vivo, está claro que hoy es lunes, hablamos de 48 horas largas, hay que ser realista y pensar que hay pocas posibilidades de encontrarlo con vida».