Asesinato de El Viso

Las claves de la detención de Dani «El uruguayo», el presunto autor del crimen de El Viso

Los investigadores dieron con él por otro atraco que le llevó a la cárcel

El Viso del AlcorActualizado:

El terrible homicidio de un vigilante jurado que conmocionó a la localidad de El Viso del Alcor en 2008 ha quedado policialmente resuelto diez años después con la identificación del presunto autor de los disparos que causaron la muerte de un hombre de 48 años e hirieron de gravedad a su compañero.

La guardia civil ha señalado a un hombre de nacionalidad uruguaya que actualmente está en prisión por un robo con violencia con arma de fuego perpetrado en 2015. Precisamente la coincidencia en la forma de actuar entre el crimen de El Viso y el robo que lo llevó a la cárcel ha sido determinante para la resolución de un caso que ha permanecido abierto durante diez años y que ha supuesto la realización de numerosas pesquisas.

La víctima

El 15 de junio de 2008, sobre las diez y media de la mañana, dos vigilantes de seguridad trasladaban una saca de dinero desde la sucursal del banco Santander de El Viso del Alcor al furgón blindado. Tenían que realizar a pie el trayecto entre las calle Real y Corredera y para ello cruzaban por el mercado de abastos que comunica ambas. El atracador preparó la emboscada en el callejón del mercado. Por la espalda encañonó a uno de ellos. Uno de los vigilantes se volvió y el atracador disparó. Fueron seis o siete disparos. A Jerónimo Luna de 48 años, padre de un hijo, lo hirió de gravedad. Una bala le alcanzó el abdomen y le atravesó el hígado.

El miedo se apoderó de las personas que había en los alrededores y se fue extendiendo por El Viso. Los vecinos recuerdan que se hablaba de que había un tiroteo y no sabían si se había acabado, así que muchas personas se refugiaron en sus casas y cerraron las puertas, hubo ataques de nervios y muchos se negaban a salir horas después de lo ocurrido. Pero hubo quien se dispuso a ayudar. Entre los primeros que llegaron estaba un carnicero que tenía su establecimiento muy cerca. Intentó taponar la herida. También llegaron un farmacéutico, un enfermero y un médico que vivía cerca de los hechos. Cuando llegaron las emergencias sanitarias, Jerónimo Luna ya estaba muy grave. Los intentos de reanimación fueron inútiles y a su llegada al hospital Virgen del Rocío se certificó su muerte.

El otro vigilante, Diego Castillo, recibió cinco impactos en la bolsa escrotal, ingle, un pie y una mano. Fue evacuado al hospital de Valme e ingresó en la UCI, pero no se temió por su vida y logró recuperarse. La policía puso gran empeño y muchos medios para dar con el autor del crimen, que se hizo con un botín de 100.000 euros. La Guardia Civil cercó la localidad y empleó incluso medios aéreos pero el asesino se escapó en una motocicleta de gran cilindrada.

La investigación se complicó porque en todo momento el autor de los hechos llevaba puesto un casco de motorista. Los testigos recordaban que era de color oscuro, pero no pudieron verle la cara con claridad. Varios lo habían visto bastante cerca y les había extrañado que llevara casco andado por la calle.

Atraco en 2015

En 2015, el grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Sevilla detuvo a un individuo por cometer un robo con violencia utilizando un arma de fuego contra una persona que conducía un camión de reparto en el polígono Parsi de Sevilla.

El atracador, que iba en una motocicleta, abordó a la víctima y efectuó dos disparos contra ella a pesar de que la misma no opuso resistencia en ningún momento. Le quitó dos carpetas, una de las cuales contenía dinero en efectivo, si bien luego al huir se le cayó. La víctima de los disparos salvó la vida.

Fue detenido en Montequinto, Dos Hermanas, donde residía y donde era conocido como Dani, una identidad falsa cuyo titular real había denunciado la sustracción del pasaporte años atrás. El detenido era un varón de de 39 años de origen uruguayo. A esta persona le constaba una orden internacional de extradición por asesinato y atraco a una joyería en su país de origen, donde se había fugado de la cárcel.

Las claves de la investigación

Fruto de la colaboración entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, se estableció que en la forma de actuar entre ambos hechos distantes siete años había muchas coincidencias. Pero además entre el retrato robot realizado en 2008 sobre el autor de los hechos en El Viso del Alcor y el detenido había un evidente parecido. Se inició así una nueva fase de investigación. Se buscaban más indicios de la participación del detenido en el homicidio ocurrido siete años antes.

El detenido actuó en El Viso con un casco puesto, pero antes de colocárselo hubo una persona que lo vio. Este testigo lo reconoció sin ningún género de dudas. Este testimonio clave permitió elaborar nuevas diligencias e imputar en prisión, lugar donde actualmente se encuentra por los hechos ocurridos en 2015, el delito de homicidio y robo con violencia ocurrido en El Viso del Alcor en el año 2008. De esta forma, se da por finalizada la investigación policial.

Emboscada en un callejón del mercado de abastos

En 2008 mató a un vigilante de seguridad e hirió a otro que trasladaba el dinero de un banco en El Viso del Alcor para hacerse con un botín de 100.000 euros

En 2015 repitió la forma de actuar para robar al conductor de un camión de reparto en el polígono Parsi, de Sevilla; las coincidencias han sido claves