Una imagen de archivo de la Guardia Civil
Una imagen de archivo de la Guardia Civil - ABC

Detenido por robar a un repartidor de pizza y amenazar con un hacha a agentes de la Guardia Civil en Villanueva

El individuo llegó atrincherarse en una casetilla y resistirse a la autoridad

SevillaActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a un hombre, que responde a la iniciales A.N.G., acusado de robar y amenazar a dos personas con un objeto punzante y un hacha y luego atrincherarse y resistirse a la autoridad en la localidad sevillana de Villanueva del Ariscal.

Según ha informado el Instituto Armado, sobre las 23,30 del pasado 14 de julio, tras recibir aviso de un posible robo con violencia en la localidad de Olivares, varias patrullas de la Guardia Civil de Sanlúcar la Mayor se personaron en el lugar y contactaron con la víctima, un trabajador de reparto a domicilio de pizza, quien informó a los agentes que un individuo, tras ponerle un objeto punzante en el cuello, le obligó a trasladarlo en su motocicleta de trabajo desde la localidad de Villanueva del Ariscal a la de Olivares y posteriormente le intentó sustraer lo que llevaba encima, llevándose finalmente las llaves del ciclomotor.

Por ello, la Guardia Civil realizó una búsqueda por la zona pero no consiguió localizar a este individuo. Posteriormente, la Benemérita volvió a recibir un aviso de que en Villanueva del Ariscal, un individuo cuya descripción física podría coincidir con el del hecho anterior, estaba amenazando con un hacha a otra persona.

Ante esta situación, varias patrullas de la Guardia Civil se desplazaron al lugar y el sospechoso, al percatarse de la presencia de los agentes, emprendió la huida, refugiándose en una parcela próxima. Allí, se escondió en una casetilla y desde allí comenzó a amenazar a los agentes con un hacha y varios cuchillos, exhibiéndolos por una de las ventanas, llegando a coger una bombona de butano y un mechero amenazando con hacerla explotar.

Rápidamente, ante la gravedad de la amenaza, los agentes entraron y consiguieron detener a A.N.G., quien mostró una fuerte resistencia y llegó a intentar agredir a los agentes con el hacha y los cuchillos que tenía en su poder. Tras controlar la situación, la Guardia Civil consiguió controlar la situación y puso a esta persona a disposición de la autoridad judicial competente.