Imagen de archivo de una plantación de marihuana intervenida por la Policía en la provincia
Imagen de archivo de una plantación de marihuana intervenida por la Policía en la provincia - ABC
Sucesos

Dos detenidos en Sevilla por extorsionar a un joven tras fracasar un vuelco de droga

Los implicados habría intentado hacerse con un cargamento de marihuana de una plantación en la Puebla de Cazalla

SevillaActualizado:

El vuelco de droga es una actividad delictiva que está sumando adeptos dentro del crimen organizado más local. El incremento de la presión de los traficantes en la ruta del Guadalquivir como consecuencia del trabajo policial que se está desarrollando en el Campo de Gibraltar, ha traído otras consecuencias negativas en esta parte de Andalucía como la proliferación de bandas de delincuentes que se están dedicando a robarle a los narcos. Unos robos que desatan la violencia soterrada que va siempre ligada al tráfico de drogas. No en vano, las últimas muertes violentas registradas en la provincia han estado relacionadas con el robo a narcos.

La Policía Nacional investiga un nuevo caso de extorsión vinculada a un vuelco que en este caso habría resultado frustrado. Estos delitos no suelen aflorar porque las víctimas no quieren admitir la posesión de una mercancía ilegal. Por eso, los vuelcos se descubren cuando hay muertos o alguien decide romper con el miedo y acudir a la Policía. Así ocurrió hace dos semanas con una vecina de Santa Olalla, de la provincia de Huelva.

Su hijo había tenido que vender a la fuerza su vehículo Audi A5 después de fracasar un vuelco de droga. Los ladrones, que se hicieron pasar por compradores de marihuana, se personaron en una plantación clandestina que hay en La Puebla de Cazalla. Cuando trataron de apropiarse con varias decenas de kilos de droga, fueron expulsados de la finca por los propietarios. Tras la fallida operación, los ladrones la pagaron con la persona que los había guiado hasta la plantación y le obligaron a trasladarse a Palmete y allí firmar bajo amenaza de muerte una suerte de contrato de compra venta de su coche, según confirmaron fuentes policiales a ABC.

La víctima de la extorsión pidió ayuda a su madre porque los ladrones le reclamaban también dinero en metálico. Fue entonces cuando la mujer llamó a la Policía. La operación policial se desarrolló esa misma jornada. Una dotación del Grupo Sombra detuvo esa misma jornada a uno de los supuestos extorsionadores en un gimnasio de Palmete. Días después, el Grupo de Atracos cerraba una segunda detención. La investigación sigue abierta para localizar al resto de implicados en la extorsión.