Rodríguez Villalobos jurando su cargo
Rodríguez Villalobos jurando su cargo - Juan Flores
Pleno de constitución

La Diputación arranca un nuevo mandato con la despoblación y la transformación digital como retos

Fernando Rodríguez Villalobos afronta su cuarto ejercicio al frente de la institución supramunicipal

SevillaActualizado:

La Diputación de Sevilla ha echado a rodar este mediodía con el pleno de constitución donde se ha designado, como estaba previsto, presidente al socialista Fernando Rodríguez Villalobos, que afronta su cuarto mandato consecutivo al mando de la institución supramunicipal.

El nuevo plenario está formado por 18 diputados del PSOE, cinco del PP, otros cinco de Adelante, dos de Ciudadanos y uno de Vox, que irrumpe por primera vez en la Diputación de Sevilla.

Tras los resultados electorales del 26-M el grupo socialista revalidó, inclusó aumentó un diputado más, su poder, mientras que el Partido Popular perdió dos representantes. La confluencia de izquierdas, Adelante (Podemos e Izquierda Unida) repite el número de diputados y Ciudadanos dobla, hasta dos, su representación.

Durante el discurso, el presidente electo recordó los dos grandes retos que afronta la Diputación durante estos cuatro próximos años: luchar contra la despoblación y el transformación digital.

«Bajo nuestro prisma, el que nos da el contacto cercano, diario y directo con la realidad de nuestros municipios, son esencialmente dos. De un lado, sin duda, la lucha contra el fenómeno del despoblamiento. Y de otro, aun siendo más reto que amenaza, la completa transformación digital de la economía en todo el territorio. Por tanto, despoblamiento como amenaza y debilidad aun menor en nuestra provincia; y transformación digital, como oportunidad para nuestra economía y fortaleza desde la que seguir avanzando», explicó a los asistentes, entre los que se encontraban, entre otros un expresidente de la Casa, Manuel del Valle.

Para ello, anunció la puesta en marcha de dos oficinas que se encarguen de lelvar a cabo estos dos retos.

Además, han estado presentes la expresidenta de la Junta y actual presidenta del grupo parlamentario socialista en el Parlamento de Andalucía Susana Díaz, así como el vicepresidente segundo del Congreso de los Diputados, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y el subdelegado del Gobierno Central en Andalucía, Carlos Toscano.

Además, no han faltado a la cita el fiscal jefe de Sevilla, Luis Fernández; el presidente del Consejo Consultvo de Andalucía, Juan Cano; así como una amplia representación de la sociedad civil sevillana.

Villalobos recordó que en el apartado hídrico, «nuestra firme convicción en que el agua es un derecho humano nos moverá a impulsar las inversiones Feder para la Sierra Sur y el Plan Écija, así como a garantizar el correcto funcionamiento del Consorcio de Aguas Sierra Sur. Apostaremos también por garantizar el abastecimiento en Sierra Norte desde el embalse del Pintado y por la integración de municipios de esa zona y de otras de la provincia en Aguas del Huesna».

300 millones para «Objetivo , Provincia Viva»

A lo largo de su discurso, además el máximo responsable de la institución supramunicipal anunció una iniciativa «que nos va a llevar, me atrevería a decir, mucho más allá de estos cuatro años. Un paso adelante al que queremos llamar ‘Objetivo, Provincia Viva’. Porque ese será el leit motiv, la aspiración y la hoja de ruta que inspire la acción diaria de las Oficinas para el Reto de la Despoblación y de la encargada de la Transformación Digital. ‘Objetivo, Provincia Viva’ es un compromiso firme que, aunque nace aquí, queremos compartir con el resto de provincias, con la Junta y, por supuesto, con el gobierno de España».

Además, recordó que es necesario un acuerdo entre el sector público y el privado para llevar a cabo los objetivos, así como la «salud de roble» de la Diputación, con 328,6 millones de euros en depósitos bancarios, de los que casi cien millones se van a destinar al programa «Objetivo, Provincia Viva», que «tienen que servir como primer paso adelante de un programa con triple corresponsabilidad presupuestaria. Porque el gobierno central y la Junta serían los aliados naturales para enfrentar la despoblación con hechos, y no con palabras, aportando cantidades similares y así alcanzar entre todos una cifra inversora que ronde los 300 millones de euros».