Lectura del manifiesto de repulsa leído por el alcalde de Pilas a las puertas del Ayuntamiento - J. M. Serrano
ASESINATO EN PAU

«Me enteré del crimen porque vi las fotos de Manuela y mi primo José en el telediario; fue horroroso»

Pilas recuerda a sus vecinos con la lectura de un manifiesto y un minuto de silencio a las puertas del Ayuntamiento

PilasActualizado:

El día amaneció nublado en Pilas, al igual que en muchos municipios de la provincia. El cielo se tiñó de un gris plomizo que quiso acompañar a los acontecimientos que se iban a suceder a lo largo de la mañana. El múltiple crimen cometido en Pau donde fallecieron cinco miembros de una familia, dos de ellos vecinos de Pilas, ha causado estupor en este pueblo del Aljarafe.

Manuela Morales, de 36 años, y su padre, José Morales, de 65, natutrales de Pilas, recibieron el homenaje de su pueblo. Desde las diez y media de la mañana empezó a acudir a la plaza del Ayuntamiento vecinos, familiares, amigos de esta familia pileña. Media hora más tarde, estaba convocada una concentración a la que acudieron varios centenares de personas y una casi una docena de cámaras de televisión.

Delante de la puerta principal, un cartel de la Policía Local impedía aparcar en la zona desde las 9 a las 12 horas. El motivo, la concentración que se había convocado el día anterior para expresar la repulsa ante este vil crimen catalogado oficialmente como violencia de género. Y en todo lo alto de la puerta de acceso un gran lazo negro en memoria de sus vecinos asesinados en Pau.

Minuto de silencio
Minuto de silencio - J. M. Serrano

Varias parejas de la Guardia Civil y la Policía Local controlaban los accesos a esta céntrica plaza del pueblo donde se leyó un manifiesto y se guardó un minuto de silencio.

El alcalde de Pilas, José Leocadio Ortega, los miembros de la Corporación municipal, la diputada provincial del Área de Cohesión Social e Igualdad, Lidia Ferrera, y la coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Sevilla, Cristina Galán, entre otras autoridades, presidieron la lectura, por parte del regidor, de un manifiesto de repulsa.

«Todavía hoy, en pleno siglo XXI, el simple hecho de ser mujer puede suponer un factor de riesgo para la propia vida. La violencia, cualquier clase de violencia, es detestable y condenable. Pero la violencia en el ámbito familiar, contra la mujer y en muchos casos también contra los hijos y familiares debería avergonzar a cualquier sociedad que aspire a denominarse justa», recordó un emocionado alcalde ante su pueblo.

«La violencia verbal o física contra la mujer se produce muy cerca nuestra... el maltratador utiliza la violencia, la vejación , el aislamiento de la víctima, incluso la violencia contra los hijos como forma de control sobre su pareja o su expareja. Son selectivos en su violencia. Siguen siendo necesarios días como hoy, en el que todos juntemos nuestras voces para denunciar y condenar la violencia que aún hoy sigue ejerciendo contra la mujer. Basta ya de muertes inocentes», concluyó Leocadio, quien minutos antes recordaba a todos los presentes que la familia le había comunicado que ejerciera de portavoz y agradeciera tantas muestras de cariño.

Nada más acabar de leerse este manifiesto, se guardó un minuto de silencio seguido de un largo aplauso que ponía fin a los actos institucionales. Nada más acabar, muchos vecinos quisieron recordar a Manuela y José.

El más emocionado fue el primo de José, Manuel Morales Notario, quien se enteró d ela noticia en el telediario: «Estaba viendo en casa el concurso Pasapalabra y al empezar el telediario de Antena 3 vi la foto de Manuela. No me lo podía creer. Era ella, su padre, su hijo, la pareja de mi primo... todos muertos. Fue un palo muy gordo. Mi primo me dijo hace unos días que quería visitarla, pero no sabía que ya estaba allí con ellos. Nunca creí que iba a llegar a esto. Es horroroso».

Manuela Morales junto con el autor del crimen
Manuela Morales junto con el autor del crimen - Facebook

«Todos los años mi primo iba a visitarla y sabíamos de pasada que últimamente tenían algunos problemillas entre ellos, pero no pensaba que esto iba a acabar de esta forma», recordaba Manuel Morales, quien acudió a la plaza del Ayuntamiento junto a algunos familiares.

La iglesia del pueblo fue testigo en 2004 de la boda de Manuela con el autor de este múltiple crimen. «Manuela estudió Filología en la Universidad de Sevilla y estaba muy contenta porque por fin encontró la felicidad en Francia», recuerda una de los vecinos. Hay que recordar que Manuela encontró trabajo como profesora de español en la ciudad gala.

«Era una familia encantadora, no hay derecho a lo que ha pasado. Todos la queríamos en el pueblo. En Pilas la conocíamos todos», rememoraba Rocío, una persona que conocía muy bien a la familia Morales.