Cebras en el Castillo de las Guardas, Sevilla
Cebras en el Castillo de las Guardas, Sevilla - Alberto García Saz
DECALLE

Una escapada por los zoos cercanos a Sevilla

Recorremos distintos espacios dedicados a los animales y próximos a la provincia para descubrir las especies, su naturaleza y el entorno

SevillaActualizado:

Los mil colores de África, la sed de los felinos y el verde aljibe de la piel de los lagartos. Una jirafa vestida con luz típica del verano, las flechas de las águilas que se afilan en el cielo y el olor a campo y safari que empieza y termina en Andalucía. Son muchos los zoológicos y acuarios que se reparten por la comunidad, aunque aquí solo apuntamos los siete más cercanos a Sevilla. Las burbujas se elevan tras los cristales para escupir el oxígeno en la superficie y hay niños que se agolpan con curiosidad de buzo. Sus padres, a su vez, comparten la ilusión. Nos acercamos aún más.

1. Acuario de Sevilla

Familia observa a un tiburón tras los cristales del acuario
Familia observa a un tiburón tras los cristales del acuario - EFE

El mar de los tiburones se resume en dos millones de litros de agua y nueve metros de profundidad. En ese espacio, la inmensidad se mete en un puño y observamos una muestra representativa de la vida marina. El acuario abrió sus puertas en el año 2014 y cuenta con 7.000 ejemplares de unas 400 especies diferentes. Se divide en cinco zonas, dedicadas al Guadalquivir, Atlántico, Amazonia, Pacífico e Indo-Pacífico.

Sus instalaciones, además, se completan con un programa de actividades que van desde las visitas guiadas en grupos hasta la posibilidad de pasar una noche rodeado de tiburones o cenar junto al oceanario de mayores dimensiones. Se encuentra en el Muelle de las Delicias, junto al río, y su horario de apertura es de lunes a jueves de 10:00 a 19:00 y de viernes a domingo de 10:00 a 20:00.

2. Mundopark, Guillena

Cigüeña junto a unas ramas en Mundopark, Guillena
Cigüeña junto a unas ramas en Mundopark, Guillena - ABC

A tan solo 25 minutos de Sevilla, está Mundopark, de la Fundación Juan Luis Malpartida. Doce hectáreas donde 700 animales de unas 200 especies distintas conviven en su mayoría en semi-libertad. La diversidad es, sin duda, su gran baza. El entorno se enriquece con una multitud de árboles y plantas, ya que este parque, además de zoológico, es un jardín botánico. Palmeras y camellos, tucanes y nenúfares se dan cita en este enclave todos los días de la semana de 10:00 a 18:00. Cuenta con servicio de hostelería, merenderos y una piscina que abre en temporada de verano.

3. La Reserva del Castillo de las Guardas

Jirafas en el Castillo de las Guardas
Jirafas en el Castillo de las Guardas - ABC

Algo más lejos, aunque todavía en la provincia, se encuentra la Reserva Natural del Castillo de las Guardas. Al pie de una antigua mina de cobre, unos 1.000 animales viven en condiciones similares a las propias de cada especie. Estamos ante el safari andaluz donde las avestruces se aventuran con valentía hacia el recorrido de los coches y el sonido de los hipopótamos hace eco en las charcas, que también están cerca del itinerario. Este carril tiene unos 15 kilómetros de distancia y por él aparecen osos, cebras o leones, entre otros. La reserva ofrece servicio de alojamiento y hostelería, además de espectáculos con animales marinos, paseos en barca, un circuito de karts y una zona para practicar paintball.

4. La Cañada de los Pájaros

Patos en La Cañada de los Pájaros
Patos en La Cañada de los Pájaros

La Cañada de los Pájaros, cerca de Doñana, es una reserva natural creada por el hombre. Donde hace años hubo una superficie abandonada, desde 1986, existe un humedal dedicado a la cría en cautividad y la investigación. En él habitan casi 150 especies de aves diferentes. Las fochas, garzas y cercetas son algunas de ellas. Este emplazamiento dispone de un mesón con vistas para almorzar, así como servicio de alojamiento rural. Su horario es de mañana y tarde durante todos los días de la semana. Lo apuntamos: La Cañada.

5. Zoológico de Córdoba

Bulería, una de las jirafas del zoo de Córdoba
Bulería, una de las jirafas del zoo de Córdoba - Roldán Serrano

La provincia vecina nos guarda otra visita obligada para los amantes de los animales. Los curiosos. Es el Parque Zoológico de Córdoba. Aunque sus orígenes se remontan a los años 60, la reapertura tras cerrar sus puertas durante algo más de un lustro fue en 2006. Desde entonces, sus casi cinco hectáreas están a disposición de sus visitantes y muy próximas al corazón de la ciudad.La fauna autóctona y extranjera se distribuyen el espacio y podemos conocer a sus guacamayos y lemures tras los lobos o ciervos. La conservación, educación e investigación, como la mayoría de los centros de estas características, son los pilares sobre los que se asienta.

6. Zoológico de Jerez de la Frontera

Mono en el Zoo de Jerez
Mono en el Zoo de Jerez - Javier Fergo

Aunque en un principio se dedicó exclusivamente a los animales autóctonos, el zoo de Jerez ha aumentado sus «habitantes» con el paso de los años, incluyendo especies de toda Europa, África, Asia y América. Algunas de sus joyas son los oryx de Arabia, un mamífero protegido, o el lince ibérico. Por otro lado, la colección botánica es incluso anterior a la fauna que hoy lo habita. De ahí que su verdadero nombre sea el de Zoobotánico de Jerez. El cedro del Himalaya es uno de los árboles que merece una mención especial. El pinsapo, por lo que tiene de imponente e inusual en otras zonas, también se ha convertido en todo un emblema.

7. Zoológico de Castellar de la Frontera

Tigre en Castellar de la Frontera
Tigre en Castellar de la Frontera - La Voz de Cádiz

En la provincia gaditana termina nuestra ruta por los zoos y acuarios más cercanos a Sevilla. Castellar de la Frontera se encuentra en el Parque Natural de Los Alcornocales, más allá de Alcalá de los Gazules, y en sus bosques se inició un proyecto que trata de proteger a animales en situaciones de precariedad y abandono como consecuencia del mercado negro, una de las principales amenazas. Esta encomiable labor se abre al público para que los más pequeños y sus mayores se acerquen a la naturaleza en familia. Los futuros biólogos y aventureros del presente tienen aquí siete referencias imprescindibles.